(AP Photo/Richard Drew)
(AP Photo/Richard Drew)

El petróleo fue la palanca que el jueves movió al mundo. El barril de crudo, tras las negociaciones entre los productores, subió más del 20% y alimentó el alza en las Bolsas del planeta.

En Buenos Aires, el S&P Merval, el índice de las líderes, subió 2,68% con negocios por $683 millones, 20% más que el día anterior.

La suba del petróleo hizo que los ADR’s de YPF -certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street- aumentaran 6,86%. A pesar del rebote, la petrolera va perdiendo en el año casi el 70% en dólares.

También fue un buen día para los bonos. De hecho, el riesgo país descendió 2,1%, a 3.877 puntos básicos, porque los títulos más largos con legislación Nueva York aumentaron hasta 4,28%. Pero lo más destacado pasó por el bono más corto, el Bonar 2020, que aumentó 6,76% debido a que el 8 de abril pagará un cupón del 4% de intereses. Sin embargo, como la paridad del título está en 32%, la renta equivale a una ganancia de casi 13% en dólares para quienes lo compraron a precios de ayer.

La apuesta es si el Gobierno lo pagará el 8 de abril. Todos creen que lo hará porque es una cifra accesible, que reforzará su credibilidad en medio de la negociación de la deuda.

El dólar tuvo diferentes etapas. En el mercado oficial, el dólar en bancos y casas de cambio cotizó a $66,51 (+0,10%), pero es un precio simbólico. Si alguien quiere comprar dólares en blanco en las entidades o casas de cambio, debe pagarlo $86,65 porque está casi un peso por encima del dólar solidario, que cerró en $85,80.

 REUTERS/Nick Oxford
REUTERS/Nick Oxford

En el mercado libre, la divisa siguió inamovible en $84 debido a que casi no hay transacciones porque la cuarentena imposibilita hacer estas operaciones marginales, que se hacen cara a cara y en efectivo.

En la plaza mayorista, el Banco Central fue un activo comprador de dólares, situación que le permitió elevar sus reservas en 43 millones, a USD 43.632 millones.

El dólar mayorista aumentó 19 centavos, a $64,72, y confirmó la aceleración del ritmo devaluatorio, ya que está acompañando a la inflación. El Gobierno no quiere retrasar más a este dólar porque necesita hacerse de divisas con urgencia. El dólar mayorista más alto desalienta importaciones y evita que se agrande la brecha con los dólares alternativos, que tuvieron un alza de 0,89 centavos, a $88,81 cuando se trató de contado con liquidación, y una caída de $ 0,10 en el dólar Bolsa o MEP, que cerró en $87,78.

Pero el mundo cambia día a día y después de la euforia por el aumento del petróleo, cambió el escenario en las negociaciones de trasnoche (overnight).

El crudo de Texas (WTI), que es referencia en Estados Unidos, perdía 5% y cotizaba a USD 24,05 por barril. El Brent de Europa, que es el indicador argentino, cedía 4%, a USD 28,75. La tendencia a la baja parecía acelerase en horas de la madrugada.

Por supuesto que estas cotizaciones condicionaron el futuro de las Bolsas. Los inversores apostaban a una caída de los mercados de Nueva York. En Wall Street, el Dow Jones retrocedía 1,12% y el S&P 500, 1,04%. El Nasdaq de las acciones tecnológicas caía 1%.

En Europa las Bolsas también estaban negativas. El DAX alemán operaba 0,88% abajo y el FTSE de Londres, 0,62%. El Euro Stoxx, que agrupa a los 50 papeles más importantes de Europa, perdía 0,30%.

En las Bolsas de Asia se negociaba con cautela. El Nikkei de Tokio bajaba 0,50%, una tendencia que le costaba revertir. El Hang Seng de Hong Kong tenía una caída más pronunciada, de 1,05%. Los otros tres índices más importantes de China soportaban leves pérdidas de hasta 0,40%.

Todo indica que hoy será un día de toma de ganancias, aunque el futuro es tan incierto que los pronósticos no van más allá de las 24 horas. La pandemia impone reglas sobre las economías más poderosas del mundo, porque es un factor que se mide en contagios y vidas. Allí no rige la ley de la oferta y la demanda.

Seguí Leyendo: