Wall Street cerró su peor semana desde 2008. (Reuters)
Wall Street cerró su peor semana desde 2008. (Reuters)

La Bolsa argentina cerró este viernes con una valiosa ganancia de 5,5%, con el panel líder Merval en los 23.890 puntos, que contrastó con un cierre en rojo en las bolsas de Nueva York, que atravesaron su pero semana desde la crisis “sub prime” de 2008.

El mercado local operó con ansia y expectativa por el plan de sostenibilidad de la deuda soberana que el ministro de Economía, Martín Guzmán presentó en coincidencia con el tramo final de la rueda de negocios.

Las declaraciones de Guzmán y del FMI activaron nuevas ventas de títulos públicos y un alza del Riesgo País

Por videoconferencia, el joven funcionario dijo a los acreedores que la incertidumbre generada por los efectos que tendrá la pandemia del coronavirus en la economía deberá ser tenida en cuenta en proceso la reestructuración de deuda que lleva adelante Argentina.

“Hoy está claro que estamos en tiempos de incertidumbre muy alta y eso es algo que debe tenerse en cuenta. Esto es algo que era cierto antes del coronavirus y ahora es aún más cierto”, dijo Guzmán en una videoconferencia en inglés desde Buenos Aires.

Guzmán hizo una presentación en momentos en que el Gobierno busca renegociar con acreedores privados una deuda por unos 70.000 millones de dólares.

También trascendió mientras se operaba en el recinto porteño un comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) donde expresó que que el acuerdo de reestructuración de deuda privada deberá reconocer que el país no tiene “margen para pago de deuda en moneda extranjera en corto y mediano plazo”.

El organismo, que negocia la devolución del stand by concedido al Gobierno por USD 44.000 millones, refirió que después de una expansión fiscal que realizó el Gobierno para enfrentar la pandemia del coronavirus, prevé que Argentina registrará un superávit fiscal primario de 0,8% del PBI en 2023 y de un 1,3% del PBI en el largo plazo.

La comunicación del Fondo y también la exposición de Guzmán contribuyeron poco a apuntalar las menguantes cotizaciones de los títulos públicos. Las emisiones soberanas en dólares habían arrancado por la mañana con una ganancia promedio de 2%, que se fue esfumando con el paso de las horas, para terminar con una pérdida de 1,5%, que sepultó a las paridades por debajo del 30 por ciento. Es decir, zona de default.

En concordancia, el Riesgo País de JP Morgan descontó la baja inicial y finalizó con leve alza para la Argentina, en 4.064 puntos básicos, a las 18 horas de Buenos Aires.

En Wall Street los traders libran su propia batalla. Al promediar la rueda se conoció un pronóstico muy negativo de Goldman Sachs sobre la actividad económica norteamericana en el segundo trimestre que dispersó cualquier indicio alcista para las devaluadas compañías.

Wall Street aceleró las pérdidas al cierre de una sesión volátil y su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, cayó un 4,6% poniendo así el broche a su peor semana registrada desde 2008, en buena parte debido a las ventas de pánico de los inversores ante la crisis del coronavirus, mientras los gobiernos y bancos centrales intentan contener su impacto económico.

Al término de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el índice Dow Jones reaccionó con fuerza al hundimiento del 11% en el precio del petróleo de Texas y terminó recortando 913 puntos, hasta los 19.174 enteros, principalmente arrastrado por las firmas Walt Disney (-9,6%), 3M (-9,2%) y Coca-Cola (-8,4%). Por su parte, el selectivo S&P 500 retrocedió un 4,3% y el índice Nasdaq descendió un 3,8 por ciento.


SEGUÍ LEYENDO: