Las acciones de los bancos fueron las más castigadas. REUTERS/Agustín Marcarián.
Las acciones de los bancos fueron las más castigadas. REUTERS/Agustín Marcarián.

Los acreedores están dando muestras de que dominan el mercado de los bonos clave en dólares con legislación de Nueva York y que no están dispuestos a salir a venderlos y a derrumbar su paridad.

De hecho, los títulos que nacieron con el canje de la deuda de Néstor Kirchner son difíciles de conseguir en el mercado y tienen una paridad de 18% porque tienen precios lejanos al default y porque para que entren en un canje habría que reunir una masa crítica de 85%. Una misión imposible, porque la mayoría de estos títulos están en la mano de cuatro fondos de inversión.

Por eso el Discount mantiene los precios equilibrados. El martes bajó 0,35% y como su ponderación en el riesgo país es elevada, hizo que subiera 34 unidades a 2.064 puntos básicos. Y por eso el mercado salió a buscar los bonos en pesos. El AF20, el bono Dual quedó sin cambios, por lo tanto, terminó su arbitraje contra el A2M2 que perdió 1,43% de su valor. Los que mejor andar tuvieron fueron los Boncer 2020, que aumentaron más de 5% y vencen en junio próximo, y el Boncer 2021 que avanzó 2,75%. Este título vence el 22 de julio.

No hay mucho para elegir en el menú de bonos, de allí que el movimiento se produjera con escasos negocios. Los que peor la pasaron fueron los bonos en dólares más cortos. El Bonar 2020 bajó 1,25% y el Bonar 2024, cedió 0,40%.

Fuente: Rava.
Fuente: Rava.

Por supuesto, esta salida de los bonos hizo caer a la Bolsa con un regular monto de negocios de $ 652 millones. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 2,66%.

Los bancos fueron los más afectados. Grupo Galicia (-4,53%), Aluar (-3,92%), Macro (-3,88%), Supervielle (-3,65%) y BBVA (-2,92%) fueron los papeles más castigados por los enfrentamientos que tienen con el gobierno por la tasa que cobran por créditos al consumo y por tarjetas. Las subas correspondieron a empresas de energía, después de que el Gobierno anunciara que está en sus planes actualizar las tarifas de los servicios públicos. Por eso, Transportadora Gas del Norte aumentó 4,85% y Transener, 3,60%.

Fuente: Rava.
Fuente: Rava.

En Wall Street, los ADR’s argentinos -certificados de tenencias de acciones que cotizan en dólares- tuvieron un día de cierres mixtos con leve predominio de las bajas. Ternium (-2,93%) fue el certificado que más retrocedió junto a Tenaris (-2,89%). Las empresas de Techint mostraron balances desfavorables. En el tablero de las subas, sobresalieron IRSA Propiedades Comerciales (+2,55%) y Telecom Argentina (+1,95%).

Fuente: Rava.
Fuente: Rava.

En el mercado cambiario, el dólar en bancos y casas de cambio bajó $ 12 centavos $ 63,66. En la plaza mayorista, con escasos negocios por ausencia de los exportadores, el dólar quedó sin cambio en $ 61,67. Sorprendió que el Banco Central interrumpiera el ritmo de subas diarias.

El dólar libre se mantuvo en $79 y los dólares alternativos se derrumbaron. El dólar Bolsa o MEP cedió $ 1,08 a $ 80,44, mientras el contado con liquidación perdió $1,42 y terminó la rueda en $81,50. El dólar solidario en $82,75 sobrepasó por primera vez en varias semanas a los dólares alternativos.

Las reservas rompieron el rally de alzas y perdieron USD 39 millones para quedar en USD 44.717 millones.

El mercado está trabado por la negociación de la deuda. Los grandes fondos mantienen en un nivel medio el precio de los títulos de la deuda porque no son vendedores. Si decidieran deshacerse de parte de sus tenencias, el precio de los títulos se derrumbaría y perderían el as de espadas, que significa tener la mayoría de los títulos para imponer condiciones en la negociación. Con el derrumbe del precio de los bonos, además, entrarían otros jugadores: los fondos buitres. Los fondos del exterior no están dispuestos a dejarle este negocio a ellos.

Si bien hay dudas sobre el final del tema, pocos dudan que el presidente Alberto Fernández permita que la Argentina caiga en default.

Seguí leyendo: