FILE PHOTO: A street sign, Wall Street, is seen outside New York Stock Exchange (NYSE) in New York City, New York, U.S., January 3, 2019. REUTERS/Shannon Stapleton/File Photo
FILE PHOTO: A street sign, Wall Street, is seen outside New York Stock Exchange (NYSE) in New York City, New York, U.S., January 3, 2019. REUTERS/Shannon Stapleton/File Photo

El feriado de Estados Unidos -se conmemoró el Día de los presidentes- hizo que los mercados del mundo, incluido el argentino, funcionaran con escaso volumen pero que permitieron elaborar algunas conclusiones.

Por caso, la vigencia de los bonos en pesos más cortos. Los inversores creen que no los alcanzará el reperfilamiento y le ganan a la inflación y a la suba del dólar Bolsa. Por eso, siguen saliendo del reperfilado bono Dual, que perdió 1,86% y se pasaron al Boncer 2021 (+5%) y al Boncer 2020 (+4,90%).

Los bonos cortos en dólares también tuvieron movimiento. El Bonar 2020 que paga intereses el 8 de abril y, si la negociación de la deuda no llega a tiempo, los inversores cobraran el cupón de intereses de 4% de un bono que cotiza a 57,77. En otras palabras, la tasa por el valor del bono se convierte en 7% semestral. Cobrada la tasa, el precio del bono se parecerá a un título en default que seguramente será reperfilado, pero con la ventaja de que su vencimiento definitivo es de corto plazo -el 8 de octubre- y se puede hacer una interesante diferencia en dólares.

Los bonos más largos, que nacieron con el canje de Néstor Kirchner, se mantuvieron sin cambios. Se sabe que estos títulos no entrarán en el canje. El riesgo país esta vez no se midió porque al haber feriado en los mercados de Estados Unidos, faltó la referencia del bono del Tesoro norteamericano. Por lo tanto, siguió en 2.029 puntos básicos.

Las reservas subieron otra vez. Alcanzaron USD 44,756 millones porque crecieron 39 millones.

En la plaza minorista, el dólar siguió en alza. En bancos y casas de cambio aumentó 4 centavos a $ 61,67 lo que elevó el dólar solidario a $ 81,29. En el mercado mayorista, el Banco Central volvió a ser vendedor para marcar el ritmo de crecimiento del dólar. La idea es que no se atrase frente a las demás monedas de la región que vienen devaluando aceleradamente por la crisis que trajo China con el coronavirus.

De esta manera, con escasos negocios por USD 112 millones, la divisa se elevó 21 centavos a $ 61,67 y marcó el récord histórico. El dólar libre sigue inmóvil en $ 79 para competir con el solidario, porque sus principales compradores son los viajeros. Los dólares alternativos tuvieron importantes retrocesos con pocos negocios. El dólar Bolsa o MEP, perdió 67 centavos y cerró en $ 81,52. El Contado con Liquidación bajó 31 centavos a $ 82,92.

La Bolsa operó con escasos negocios y el S&P Merval, el índice de las acciones líderes subió 1,43%. Pero el hecho de que el volumen haya sido de apenas $ 175 millones le quitó consistencia al alza. Los papeles más destacados fueron Aluar (+4,08%), Grupo Valores (+3,06%) y BYMA (+2,34%). En Estados Unidos no hubo operaciones de ADR’s, los certificados de tenencias de acciones argentinas que cotizan en dólares.

Los bonos en calma, hacen ver que los inversores no toman en serio las declaraciones rimbombantes para negociar la deuda. De hecho, a pesar de que Cristina Fernández de Kirchner pidió una quita de la deuda del FMI que nunca llegará, Martin Guzmán, el ministro de Economía se pegó al organismo multilateral porque será el que le ayudará a conseguir una quita del capital e intereses de la deuda por parte de los acreedores privados.

Las declaraciones de deudores y acreedores, son la previa a las negociaciones. A ninguno de los dos impresiona lo que diga el otro. Mientras el Gobierno argentino habla de no pagar, los tenedores de bonos exhiben los nombres de sus nuevos abogados. Pero ambos quieren llegar a un acuerdo sin caer en el default.

Seguí leyendo: