Buena parte de los ahorros en dólares dejó los bancos para pasar a cajas de seguridad
Buena parte de los ahorros en dólares dejó los bancos para pasar a cajas de seguridad

Después del repunte que tuvieron antes de fin de año, cuando muchos contribuyentes suelen colocar ahorros en bancos para reducir lo que pagan de Bienes Personales, los depósitos en dólares volvieron a retroceder en los primeros días del año. Aunque a un ritmo menor al del desplome posterior a las primarias de agosto, el saldo diario de depósitos en moneda extranjera dio negativo en todos los días hábiles de lo que va del año. En bancos dicen que al retiro de depósitos se suma que los gastos turísticos de verano superan el ingreso de dólares a cuentas como resultado de nuevas compras.

Los depósitos del sector privado en dólares se redujeron en USD 744 millones en enero, con datos al día 30 del mes. El stock de divisas que los ahorristas locales tienen depositadas en el banco venía de subir USD 1.007 millones en diciembre, después de caer USD 654 millones en noviembre y USD 2.281 millones en octubre.

Entre las primarias de agosto y noviembre del año pasado salieron de los bancos más de USD 14.100 millones, el 43% de lo que había depositado en entidades financieras un día antes de las sorpresivas PASO.

La tendencia a la baja, que causó que los bancos tuvieran que desarmar préstamos en dólares y poner en jaque a empresas que se financiaban en moneda extranjera, se mantuvo hasta diciembre, cuando “la foto” de fin de año de Bienes Personales ayudó a un repunte. El Impuesto a los Bienes Personales se calcula en base a las tenencias al 31 de diciembre de cada año. Por ello, muchos contribuyentes colocan depósitos bancarios justo antes del cambio de año, ya que están exentos del pago del tributo. En diciembre los bancos vieron entrar, en promedio, USD 34 millones al día.

Pasada la fecha de calculo de bienes personales, la tendencia a la salida volvió. El stock de depósitos terminó el año 2019 en USD 19.452 millones. Al día 28 de enero ya había vuelto a los USD 18.730 millones.

Según un operador bancario, la explicación está en que la salida de depósitos nunca frenó. La entrada de dólares que buscaban pasar por debajo del radar de la AFIP sólo ocultó el movimiento. Y en verano eso se sumó a las trabas para comprar dólares oficiales y a la salida de divisas de los depósitos minoristas que gastan directamente en moneda extranjera en el exterior.

Canilla seca

Como resultado de la caída en los depósitos en dólares los bancos tuvieron que recortar en forma acelerada los préstamos que conceden en moneda extranjera.

El stock de préstamos al sector privado en moneda extranjera lleva seis meses consecutivos de caída. Urgidas por contar con cada dólar disponible para ofrecerlos a sus clientes en las ventanillas, tuvieron que reducir las líneas que otorgaban. Cayeron USD 6.307 millones entre las primarias de agosto y fines de enero.

El sector exportador fue el que sufrió esto, precisamente porque sólo las empresas que tienen al menos parte de sus ingresos en dólares pueden recibir financiamiento en moneda extranjera. Detrás de problemas para refinanciar deudas de corto plazo como los que vive Vicentin o el que sufrió Celulosa Argentina está, entre otros factores, el corte al financiamiento en dólares.

Seguí leyendo: