Si las provincias lograr reperfilar sus vencimientos abrirían una puerta a que vuelva el crédito para el consumo
Si las provincias lograr reperfilar sus vencimientos abrirían una puerta a que vuelva el crédito para el consumo

Los vencimientos de deuda de las provincias para el 2020 están dominando el escenario económico. Mientras se espera los resultados del canje propuesto por Buenos Aires a sus acreedores para esta semana, el resto de los distritos empieza a mirar hacia los costados y se preparan para salir a competir por el escaso crédito que estará disponible durante el 2020 para hacer frente a los vencimientos

Los analistas de Economía & Regiones estiman que la devaluación posterior a las PASO incrementó la deuda de las provincias en unos $341.000 millones, monto que elevó la relación de las deudas provinciales del 38% al 49% de los ingresos totales. También por el salto cambiario creció el peso de los pasivos provinciales de un 6% del PBI a cerca del 8% del PBI.

Los analistas de Economía & Regiones estiman que la devaluación posterior a las PASO incrementó la deuda de las provincias en unos $341.000 millones, monto que elevó el ratio de las deudas provinciales del 38% al 49% de los ingresos totales

En ese esquema, los analistas del sector privado estiman que los grandes 24 distritos del país acumulan emisiones de bonos en moneda extranjera por casi USD14.000 millones entre 2016 y 2017, situación que se dio con el consentimiento de la Casa Rosada, la relativamente baja tasa de interés y la estabilidad del dólar, que evolucionó debajo del ritmo de la inflación.

Con el fin de ese proceso y el cierre de los mercados externos de crédito, las provincias acumularon un elevado stock de deuda que durante este 2020 deberán empezar a pagar. Pero sin fondos para cubrir los pagos en la mayoría de los casos, se iniciaron varios procesos de renegociación con el caso de Buenos Aires como el más emblemático.

La normalización financiera de la Nación y de las provincias se considera determinante para reanimar el consumo via mayor crédito y menores tasas
La normalización financiera de la Nación y de las provincias se considera determinante para reanimar el consumo via mayor crédito y menores tasas

Según un informe de la consultora Elypsis, a lo largo de 2020 Buenos Aires deberá afrontar pagos por USD2705 millones. “Es la provincia más endeudada del país. Su deuda equivale al 84% de sus ingresos anuales. El 77% está en moneda extranjera”, dicen los autores, que estiman que la provincia necesitaría durante los próximos períodos un superávit primario anual de 4,7% de sus ingresos, muy superior al de los últimos años, para hacer frente a sus obligaciones. El diagnóstico era concluyente: “Tendrá que renegociar su deuda”. Y así fue

El proceso de Buenos Aires será una prueba de fuego para el resto de los distritos, para la Nación, y para la macroeconomía en general. Pero un resultado positivo podría quitar presión a la economía local y repercutir favorablemente en lo que tanto busca el Gobierno nacional: la reactivación del consumo.

Con más fondos provenientes de la coparticipación y la suba de Ingresos Brutos, las provincias se podrán concentrar en renegociar los vencimientos y “liberar” crédito que se pueda destinar al consumo

El economista especializado en provincias Felix Piacentini se refirió a que el stock de deuda es de “aproximadamente 1,6 billones de pesos” y que las provincias tienen servicios de deuda previstos para 2020 “de unos $370.000 millones aproximadamente, entre $220.000 millones de amortizaciones y $150.000 millones de intereses”.

La ventaja para las provincias que observa el economista es que las provincias van a contar con mayores ingresos “provenientes de la devolución total de los 15 puntos de coparticipación que antes iban a la Anses (se completa el cronograma de 3 puntos por año); la suspensión del Consenso Fiscal (que aún no ha sido aprobada por el Congreso; ni presentada aún, pero lo será muy probablemente) que se traduce en la suspensión en la baja de Ingresos Brutos y la contención del gasto salarial durante el primer semestre (por apoyo de los gremios estatales y eliminación de las cláusulas gatillo)” y que a partir de esto es “probable” que las provincias “puedan concentrarse más en rollear (refinanciar) los compromisos de deuda en la medida que el mercado se los permita”.

La Casa Rosada asegura que no salvará a Buenos Aires como mensaje al resto de las provincias
La Casa Rosada asegura que no salvará a Buenos Aires como mensaje al resto de las provincias

Esta situación podría generar una ventaja para incrementar el consumo. “Con un tipo de cambio creciendo menos que la inflación y la recaudación, el peso de los servicios puede disminuir como porcentaje del total del gasto. En este sentido, no espero un efecto crowdnig out del crédito, a las provincias desplazando al privado, y la disminución de la tasa de interés real puede impulsar el crédito, especialmente los préstamos para consumo”.

El economista Matías Carugati dijo a Infobae que “si hay un beneficio macro de la refinanciación de deuda de las provincias es que reduce el riesgo de un bailout (rescate) de la Nación, y eso a su vez tiene implicancias en cuanto a la sostenibilidad de la deuda y la renegociación que lleva adelante el ministro Martín Guzmán. El correlato de esto es que si baja el Riesgo País y bajan las tasas internas, podría haber una mejora en las tasas de crédito al sector privado”.

Si se logra una buena renegociación de la deuda bajaría el riesgo país y la tasa interna, lo que podría lograr una mejora en la tasa de crédito al sector privado

Si el camino de renegociación que encaró Buenos Aires llega o no a buen término se verá en los próximos días cuando cierre la fecha para que el 75% de los acreedores de los Bonos 10,75% anual que tienen fecha de cobro el 26 de enero aceptan o no cobrar el 1 de mayo. Si la administración de Axel Kicillof logra alcanzar el objetivo se allanaría el camino a otros distritos como, por ejemplo, Chubut.

En diciembre de 2018 Argentina ocupó el primer puesto en América Latina del ranking de consumo electrónico per cápita
En diciembre de 2018 Argentina ocupó el primer puesto en América Latina del ranking de consumo electrónico per cápita

Pero, de todas formas, el corrimiento de las provincias del mercado de crédito y que no compitan ni entre ellos ni con los privados, podría mejorar la posición de créditos para el consumo. “Obviamente que este impulso no es sostenible por mucho tiempo en la medida que se apoye en una mayor emisión monetaria que aumente la presión inflacionaria y revierta la expansión real inicial rápidamente”, señala Piacentini

El empuje al consumo es un eje central de la administración de Alberto Fernández. Y el arranque es bastante bajo. El consumo masivo cerró el 2019 con su cuarta caída anual consecutiva. De acuerdo con un informe dado a conocer por la consultora Scentia, las ventas en supermercados y autoservicios de todo el país se derrumbaron 7,3% el año pasado, con una peor incidencia en los autoservicios independientes que en las grandes cadenas. Por su parte, la consultora Nielsen también dio a conocer esta semana que pasó el dato preliminar de diciembre, que mostró una merma de 8,8% en comparación con el mismo período del 2018.

Seguí leyendo: