El escenario de conflicto entre EEUU e Irán mantiene en alerta a los mercados de todo el mundo
El escenario de conflicto entre EEUU e Irán mantiene en alerta a los mercados de todo el mundo

Más allá de los resultados que no fueron negativos, la rueda no resultó simple porque hubo que lidiar con la volatilidad del mundo. Pero como lo único que vincula a la Argentina con el planeta es la negociación de su deuda, la crisis no dio de lleno como en Chile donde el dólar subió 2% o en Brasil donde el real perdió 0,17% frente a la divisa de Estados Unidos.

La crisis no pasó y los observadores tomaron la leve recuperación de las bolsas de Estados Unidos como un alivio precario. Ayudó que el petróleo redujo el fuerte salto de la medianoche del domingo de 5% a una caída de 0,23% sobre el final de la rueda y el Brent quedó en USD 68,44 por barril.

Pero hay dos datos a seguir que muestran preocupados a los inversores del mundo. El oro alcanzó el nivel más alto de los últimos cuatro meses de USD 1.567,70 por onza (+1,02%). También avanzó el otro activo de refugio que es el bono del Tesoro de los Estados Unidos que ahora rinde 1,81%.

En el mercado local, el dólar oficial quedó sin cambios tanto en bancos y casas de cambio -plaza minorista- como en el mercado mayorista donde negoció apenas USD 208 millones, de los cuales el Banco Central compró 60 millones. Esta compra, junto a la suba del dólar, hicieron que las reservas crecieran USD 28 millones a 44.901 millones.

El dólar libre se mantuvo en $ 77, mientras el dólar MEP o Bolsa -el más utilizado por los inversores- no tuvo variaciones y se mantuvo en $ 75,8. El contado con liquidación, debido al cambio del precio de los títulos de la deuda, perdió 0,5% y cerró en $ 77,62.

Los bonos de la deuda que abrieron con una abierta tendencia a la baja, fueron recuperando parte del terreno perdido y quedaron en buenos niveles, en particular los de más largo plazo. Por eso el índice del riesgo país perdió 4 unidades y cerró en 1943 puntos básicos.

Los que se derrumbaron fueron los títulos en pesos, porque los inversores quieren tasas más altas. No los conforman las tasas que paga el mercado y buscan más rendimiento en los bonos emitidos en moneda local.

El S&P Merval, el índice de las acciones líderes subió 2,40% pero con escasos negocios por $ 569 millones, lo que le quita sustentabilidad al movimiento.

Los papeles de empresas energéticas y bancos fueron los más buscados porque tienen a favor el atraso en sus precios. Edenor aumentó 5,52%, seguido por Grupo de Valores con 5,49% y Central Puerto con 4,78%.

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencias de acciones que cotizan en Wall Street- tuvieron cierres mixtos. Edenor fue lo mejor de este panel al avanzar 5,23%. También se destacaron Central Puerto con 3,51% y Banco Supervielle con 2,57%.

Las caídas más representativas fueron las de Corporación América (-5,59%), Ternium (-2,73%) e IRSA (-2,25%).

Para lo que sigue la visión es reducida. El mundo se está manejando con cautela y el panorama es absolutamente cambiante, algo que afecta a la Argentina que es más cortoplacista por la urgencia que tiene para negociar su deuda externa. El limbo en que vive el país tiene paralizadas las decisiones de inversión y de política financiera.

Habrá que seguir con atención la licitación de dos letras del Tesoro en pesos que pagarán un margen por sobre la tasa Badlar, puntos que pida el mercado por encima de la tasa que representa el promedio de lo que se paga por depósitos por más de $ 1 millón a 30 días. La apertura de la licitación es a las 10 y cierra a las 15.00 cuando termina de operar el mercado cambiario. La liquidación se hará el jueves. El monto no se estipuló, sino que observarán cómo se comporta la oferta del mercado privado.

Seguí leyendo: