Nicolás Dujovne, Hernán Lacunza y Martin Guzmán
Nicolás Dujovne, Hernán Lacunza y Martin Guzmán

La sucesión de noticias políticas y económicas de los últimos meses puede ser engañosa a la hora de acomodar los recuerdos, pero hoy pocos argentinos tienen presente que Nicolás Dujovne fue ministro de Hacienda en casi las dos terceras partes del año que está a punto de finalizar.

Con Dujovne, Hernán Lacunza y Martín Guzmán, 2019 es el primero de los últimos doce años con tal cantidad de ministros. Hay que remontarse a 2007 para encontrar otro año con tres ministros con Felisa Miceli, Miguel Peirano y Martín Lousteau.

Los continuos recambios de funcionarios, tan propios de otros tiempos de inestabilidad política que María Elena Walsh supo retratar a la perfección en su “Aria del Salón Blanco”, se tornaron una rareza tras la restauración de la democracia en 1983. Y los pocos casos con más de dos ministros de Economía en un año coincidieron con crisis que desembocaron en un adelantamiento de la entrega del poder: 3 en 2001 (José Luis Machinea, Ricardo López Murphy y Domingo Cavallo) y 6 en 1989: Juan Sourrouille, Juan Carlos Pugliese, Jesús Rodríguez, Miguel Roig, Néstor Rapanelli y Antonio Erman González).

Este 2019 es el primer año desde 2007 que finaliza con tres ministros de Economía. Desde la restauración de la democracia en 1983, sólo hubo otros dos años con tres o más ministros: 1989 y 2001, en coincidencia con crisis políticas que desembocaron en el adelantamiento de la entrega del poder

Hasta la formalización de su renuncia el 17 de agosto, cuando el presidente Mauricio Macri se aseguró su reemplazo por Hernán Lacunza, Dujovne atravesó los primeros 229 días de 2019 con el desafío de enderezar la economía en un año electoral atípico: fue el primero entre los impares desde 2009 que cerró en recesión, sin la posibilidad de recurrir al clásico impulso de la demanda interna con un aumento del gasto público, una práctica habitual de todos los gobiernos argentinos.

De los tres ministros de Hacienda o Economía que hubo en 2019, Nicolás Dujovne fue el que más tiempo estuvo en el cargo
De los tres ministros de Hacienda o Economía que hubo en 2019, Nicolás Dujovne fue el que más tiempo estuvo en el cargo

El impedimento para reiterar esa actitud venía de arrastre de 2018. El cierre del acceso al mercado internacional de crédito obligó al Gobierno a iniciar negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, 13 años después de que Néstor Kirchner cancelara la totalidad de la deuda con el organismo multilateral de crédito. Las condiciones del acuerdo y la propia imposibilidad de financiamiento a tasas razonables marcaron a fuego a la economía de ese año, que había comenzado con perspectivas tan optimistas que hasta el consultor más adverso coincidía que se iba a poner fin a la denominada “maldición de los años pares”. Los pronósticos diferían en cuanto al porcentaje de crecimiento, pero en ningún caso se preveía una caída.

La realidad fue otra también para 2019 y lo que terminó quebrándose fue “la bendición de los años impares”. Pese a que en los primeros meses Dujovne expresaba confiado que la inflación sería menor a la del año precedente, el mercado descuenta que el próximo 15 de enero el Indec informará un resultado anual cercano al 55%, el mayor desde 1991. Las distintas mediciones privadas dan cuenta de un deterioro del salario real y del poder adquisitivo de los jubilados de entre el 15% y el 20% y las proyecciones que periódicamente difunde el FMI recrudecen la caída: del -1,3% pronosticado en julio se pasó al -3,1% en octubre.

La madre de todas las batallas de la gestión de Dujovne fue la de cerrar 2019 con equilibrio fiscal primario, con un desvío tolerado por el FMI de medio punto porcentual. Tampoco en este aspecto el ex ministro pudo cumplir cabalmente con su misión, aunque puede argumentar a su favor que no es responsable de las decisiones oficiales de los últimos cuatro meses y medio del año.

Hernán Lacunza debió reemplazar a Dujovne luego del resultado adverso en las PASO para Juntos por el Cambio, con una disparada en la cotización del dólar y del riesgo país.
Hernán Lacunza debió reemplazar a Dujovne luego del resultado adverso en las PASO para Juntos por el Cambio, con una disparada en la cotización del dólar y del riesgo país.

Tras la debacle de Juntos por el Cambio en las PASO, la cotización del dólar y el riesgo soberano volvieron a hacer tambalear el frágil andamiaje de la economía. Las dificultades para renovar las letras del Tesoro en dólares dejaban a la gestión de Dujovne en un callejón en el que se vislumbraba una salida indigerible para el ministro. Su renuncia se anunció oficialmente el sábado 17 de agosto, cuando Macri ya tenía el consentimiento de Hernán Lacunza para asumir.

Los hechos de los días previos demostraban que Dujovne ya no participaba de las decisiones. Tanto fue así que el 14 de agosto la rebaja a cero de la alícuota del IVA a trece alimentos de la canasta básica –una medida indigerible para un ministro de Hacienda– fue anunciada por el titular de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Se creyó que en 2018 la actividad económica iba a crecer y así se pondría fin a la “maldición de los años pares”, pero lo que finalmente se quebró fue la “bendición de los años impares” en 2019

Las condiciones políticas y económicas en las que Lacunza se hizo cargo del Ministerio no podían ser más desfavorables. Su colega Guillermo Nielsen, hoy presidente de YPF, se compadeció de él. “Lamento profundamente que Hernán Lacunza se vaya a hacer cargo de este desastre. Un profesional de su trayectoria y de su integridad merecería hacerse cargo en una situación más normal”, sostuvo en su cuenta de twitter.

Once días después de su designación, el flamante ministro tuvo que hacer el anuncio que no quiso formular Dujovne. Presentó el default como “reperfilamiento y justificó la distinción semántica en que solo se estiraban los plazos, pero se respetaban capital e intereses.

Luego de que Hernán Lacunza anunciara el ‘reperfilamiento’ de la deuda, Guido Sandleris estableció restricciones cambiarias con topes para la compra por parte de personas humanas de USD 10.000 mensuales, que luego se redujeron a USD 200

El sábado 1° de septiembre, en consonancia con el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció una restricción a la compra de moneda extranjera por parte de personas humanas a un máximo mensual de US$ 10.000 dólares o su equivalente en otras monedas. La medida no era tan rígida como la heredada por Macri en 2015 y que fuera desactivada en una semana por el tándem Alfonso Prat-Gay-Federico Sturzenegger, pero representaba –como el retorno a las retenciones en 2018- un retroceso para un presidente que en todo momento se manifestaba contrario a iniciativas de esa naturaleza. Pero el escaso margen de maniobra se hizo más estrecho ante la decisión del board del FMI de no concretar el desembolso de US$ 5.400 millones.

La noche de las elecciones del 27 de octubre, luego de conocerse la tendencia irreversible en favor del candidato Alberto Fernández, marcó una profundización al extremo de esa restricción, al recortar el tope mensual por persona de US$ 10.000 a USD 200. Al menos, se consiguió detener la pérdida de reservas, que en noviembre tuvieron el primer cierre positivo en cuatro meses, con un saldo a favor de US$ 508 millones.

En rigor, con la suerte del macrismo echada, la medida fue un guiño al presidente electo que había reclamado en varias ocasiones que se pusiera un freno a la sangría de reservas internacionales, a los efectos de contar con un mínimo de libre disponibilidad para hacer frente a los primeros compromisos.

Martín Guzmán está al frente del Ministerio de Economía a partir de la asunción presidencial de Alberto Fernández
Martín Guzmán está al frente del Ministerio de Economía a partir de la asunción presidencial de Alberto Fernández

En esas condiciones asumió Martín Guzmán, el tercer ministro de Economía del año y el primero de Fernández. Luego de anunciar que el acuerdo con el FMI estaba “caído”, comenzó a diseñar junto a pares y colaboradores las primeras medidas económicas de la flamante administración. Entre las primeras se anotaron la duplicación de la indemnización por despido y la modificación del esquema de retenciones de suma fija por el de alícuotas porcentuales.

Martín Guzmán anunció luego de asumir que el acuerdo con el FMI estaba “caído”

El 23 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial un conjunto de medidas impositivas, cambiarias, previsionales y financieras englobadas en la ley denominada de "Solidaridad social y reactivación productiva en el marco de la emergencia pública”. Un “recargo del 30% elevó el precio para conseguir un dólar en bancos o casas de cambio a $81,90, quienes quieran comprar autos de gama media y alta tendrán que pagar en 2020 un impuesto interno del 20% al 35%. La movilidad jubilatoria se suspendió por 180 días y se reemplazó por un bono para los haberes mínimos por dos meses, al tiempo que se faculta al Poder Ejecutivo a aplicar un aumento sobre el aumento ya dispuesto en las retenciones a las exportaciones agrícolas.

Con 37 años, el académico de la Universidad de Columbia tendrá en los primeros días de 2020 la oportunidad de demostrar en los hechos sus conocimientos en materia de reestructuración de deudas soberanas. No será su único desafío: la inflación, el retraso salarial, la recuperación de la confianza en una moneda cuya demanda no paró de caer en todo 2019, los reclamos del comercio y la industria por las altas tasas de interés, serán algunos de los puntos de una agenda que recién tiene impresa sus primeras páginas.

Seguí leyendo: