El economista Carlos Rodríguez
El economista Carlos Rodríguez

En su primera conferencia de prensa, el flamante ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que “el 2020 es un año en el que no se puede hacer ajuste fiscal porque agravaría la caída” y anticipó el envío al Congreso de un proyecto de ley de solidaridad y reactivación productiva para tratar en sesiones extraordinarias, que prevé aumentos para jubilados y empleados. Asimismo, analizó que la crisis no se soluciona sólo con “política monetaria”, sino que requiere un “programa económico integral”.

La solidaridad no es un concepto muy matemático que digamos. Existe por supuesto, pero cuando tenés que negociar deuda que no pagaste suena más político que científico (Carlos Rodriguez)

En ese contexto, Carlos Rodríguez, economista fundador del CEMA y doctorado en la Universidad de Chicago, cuestionó la idoneidad del ministro por su falta de experiencia para negociar deuda al tiempo que criticó el proyecto de ley de solidaridad y reactivación colectiva, por considerar que la solidaridad es para el consumo y no para la producción.

“Solidaridad productiva me suena francamente esotérico, pero no quiero ser opositor”, aclaró. “El proyecto puede incluir la emergencia económica y la implementación de impuestos pero no hubo muchos detalles”, consideró.

El ministro en su primera conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda (REUTERS/Mariana Greif)
El ministro en su primera conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda (REUTERS/Mariana Greif)

- ¿Qué le parecieron las palabras del ministro de Economía?

-Yo lo vi como recién bajado del avión. Es un muchacho joven y sin experiencia. Nunca le vi en el currículum experiencia en negociaciones internacionales con entidades como el Fondo, el BID o el Banco Mundial. Pasó de asistente de investigación de la Universidad de Columbia a ministro de Economía. El cargo que tenía no le da ningún mérito. Puede ser un genio pero no tiene experiencia. Va a tener que negociar y no tiene representatividad. Por supuesto tiene el mandato del presidente Alberto Fernández. Este joven está en el cargo porque el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, se lo recomendó a Alberto Fernández a pedido de Cristina Kirchner.

- ¿Qué rescata del discurso?

- No son palabras que uno le escucha a académicos de primer nivel. La solidaridad no es un concepto muy matemático que digamos. Existe por supuesto, pero cuando tenés que negociar deuda que no pagaste suena más político que científico. Lo escuché y me dio una lección de moralidad cuando dijo que no se puede pagar la deuda sin crecer, pero no dijo cómo vamos a crecer. Debe ser muy bueno para hacer programas dinámicos de la deuda, pero no podés largarlo a negociar con los bancos la reprogramación de la deuda. Es de otro planeta eso.

Debe ser muy bueno para hacer programas dinámicos de la deuda, pero no podés largarlo a negociar con los bancos la reprogramación de la deuda. Es de otro planeta eso

- Guzmán destacó que hubo avances con el FMI.

- Conversaciones puede ser un café. Si sos un ministro, el Fondo te va a recibir educadamente. Dijo que iba a crear un comité de asesores de la financiación de la deuda formado por ex secretarios de Finanzas. En ese sentido lo felicito, si lo hace es sabio. Esa gente sabe, él no sabe. Yo nunca negocié una deuda. Los que sí saben son fáciles de encontrar: son Daniel Marx y Guillermo Nielsen, dos personas con experiencia. Pero quizás es mejor que este muchacho ponga la cara como ministro y que tenga al comité para negociar. Nielsen y Marx deberían estar en esto. Este muchacho está en representación de Stiglitz a pedido de Cristina. Stiglitz es un economista matemático que se convirtió progresista cuando ganó el Nobel. Se tiró en contra de todas las instituciones. Igual que Paul Krugman. Se politizaron a partir del premio. No eran así.

Seguí leyendo: