Los activos argentinos exhibieron un rebote, pero se esperan anuncios del próximo Gobierno. (Foto: AFP)
Los activos argentinos exhibieron un rebote, pero se esperan anuncios del próximo Gobierno. (Foto: AFP)

Es común que se interprete que al aplicar restricciones cambiarias, las complejidades del sistema financiero y estrecha relación con los mercados del exterior obligan a permanentes ajustes para reducir a la menor escala posible la salida de divisas de la economía.

Inmediatamente después de confirmada la derrota de Mauricio Macri a manos de Alberto Fernández en las elecciones presidenciales del último domingo, el Banco Central ajustó el torniquete aplicado sobre el mercado de cambios en septiembre y anunció que el límite máximo para la compra de divisas de personas físicas se acotaba a USD 200 mensuales, menos que lo que permitían los controles establecidos durante el segundo mandato de Cristina Kirchner.

También a partir de esta semana las entidades financieras y otras emisoras de tarjetas de crédito, débito o prepagas, deberán contar con la conformidad previa del BCRA para acceder al mercado de cambios por numerosos conceptos de pagos al exterior. Entre ellos, juegos de azar y apuestas, transferencias de fondos a cuentas de servicios de pago, transferencia a cuentas de inversión radicadas en el exterior, la realización de operaciones cambiarias en el exterior, y la adquisición de criptoactivos.

Además, la autoridad monetaria estableció un límite máximo USD 50 para adelantos en efectivo con tarjetas de crédito en el exterior.

Con ese panorama post-electoral, el movimiento de las variables fue el previsto. El dólar formal exhibió escaso movimiento, a $63,50 para la venta al público en el Banco Nación, y a $59,75 en el mercado mayorista.

El Banco Central volvió a ser protagonista del mercado de cambios, pero no por las ventas, si no por las compras de divisas en las que incursionó a lo largo de la semana. Fuentes de la plaza cambiaria estiman que la entidad adquirió unos USD 260 millones para sumar a reservas.

Más restricciones cambiarias permitieron al BCRA volver a comprar dólares en esta semana

El precio del dólar libre, con bajo volumen de negocios y algo más de volatilidad, finalizó la semana a $67,50, con una notoria baja de 10,6% respecto de los $75,70, previo a los comicios. En este caso incidió la venta en el mercado paralelo de divisas atesoradas, para aprovechar la brecha y hacerse de unos pesos extra, lo que tornó abundante la oferta.

En cambio, las paridades derivadas de los negocios bursátiles, como el “contado con liquidación” y el dólar MEP, se mantuvieron en la zona de los 80 pesos. La brecha entre el “liqui” y el mayorista superó holgadamente el 30 por ciento. Esta alternativa permite dolarizarse “en blanco” a través de la compraventa de activos y es la más utilizada por los grandes fondos.

La continuidad y eventual profundización de las restricciones, aún con el nuevo Gobierno que asumirá el 10 de diciembre, permiten avizorar una brecha cambiaria mucho más alta, por encima del 50%, como la que se sostuvo con el control de cambios anterior, eliminado el 16 de diciembre de 2015.

Fuente: Rava Online. Precios en dólares.
Fuente: Rava Online. Precios en dólares.

Impulsado en parte por el tipo de cambio implícito, el índice de acciones S&P Merval volvió a anotar en la última semana una suba destacada en pesos mayor al 3%, que posicionó al panel líder de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) más cerca de los 36.000 puntos.

La ganancia en dólares, según el “contado con liqui”, fue de un 3,5% semanal, para despegarse de los valores más bajos en una década para las acciones argentinas, tal como se infiere de la evolución de las cotizaciones de los ADR argentinos en Wall Street.

Por otra parte, el Banco Central decidió esta semana modificar el límite inferior de la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq) al 63% ante las proyecciones de una desaceleración en la tasa de inflación.

La caída de los rendimientos es la otra cara del desarme de estos títulos de deuda de la entidad monetaria. La tasa de política monetaria quedó este viernes en 67,033% anual, la más baja desde el colapso financiero que sucedió a las elecciones primarias.

Medido en dólares, el stock de Leliq cayó a la mitad desde las PASO hasta hoy

El stock de Leliq suma ahora unos USD 831.834 millones, un 35,5% menos que los $1.288.868 millones ($1,28 billón) del 9 de agosto pasado. Medido en dólares se consumió un 51%, desde los USD 28.483,3 millones (previo a las PASO) a USD 13.921,9 millones este viernes.

La plaza financiera concentra su atención en las posibles señales que pueda aportar Alberto Fernández, tanto por futuras medidas como nombres para integrar su gabinete.

Hasta que eso no suceda, los índices financieros no se van a recuperar y los montos operados se van a mantener en niveles insignificantes.

Mientras tanto, la preocupación de los traders, en la transición que se extenderá por otras cinco semanas hasta el 10 de diciembre, será la de escapar de los riesgos del peso, bajo amenaza de devaluación constante, y procurar la cobertura en dólares que las regulaciones domésticas permitan.

Seguí leyendo: