El artículo de la revista estadounidense
El artículo de la revista estadounidense

Mauricio Macri provenía del sector empresarial. Se suponía que debía aportar su sentido comercial a la Casa Rosada y reformar la economía. No lo hizo. Cuatro años después, Macri está en grave riesgo de perder su cargo. Será difícil encontrar a alguien en el mercado que piense que Macri será reelegido presidente de la Argentina este otoño.

Ahora está pidiendo un aplazamiento de la deuda a corto plazo, una clara señal de lo que vendrá, independientemente de quién gane.

En términos de estabilidad financiera y económica, ¿en qué se diferencia Macri de los ex presidentes Fernando de la Rúa, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Kirchner, que parece se convertirá pronto en vicepresidenta? No es muy diferente. La economía argentina es un constante incendio. Un préstamo de USD 57.000 millones del Fondo Monetario Internacional no le ha hecho ningún favor al país. Tal vez puso una venda en una herida que simplemente no cicatriza.

"Hay demasiada incertidumbre para que los inversores se sientan cómodos", dice Jim Barrineau, jefe de deuda de mercados emergentes de Schroders en Nueva York.

Hernán Lacunza (Gustavo Gavotti)
Hernán Lacunza (Gustavo Gavotti)

El plan de Macri para extender los vencimientos de la deuda local en pesos baja el riesgo de una mayor reducción de las cada vez menores reservas del Banco Central, pero el corto plazo vencerá nuevamente. ¿Cuánto tiempo más puede hacer esto Argentina? Macri tiene dos meses para hacer un milagro.

A los mercados les preocupa que la deuda externa pueda diferirse.

"Creemos que los detalles se concretarán después de que disminuya la incertidumbre política", dice Barrineau, y agrega que el favorito para la presidencia, Alberto Fernández, debe respaldar los principios de la propuesta de Macri sobre la extensión de la deuda local para calmar los nervios del mercado.

El anuncio hace pensar a algunos en el mercado que Macri ve el problema como de liquidez y no como de insolvencia. Sin embargo, la iliquidez podría empeorar rápidamente si la crisis de confianza empeora

El consultor Fernando Pertini, quien habla de una crisis argentina incluso antes de que Macri anunciara que el FMI volvería al país, dice que es una ironía amarga que Macri haya sido contratado para sacar al Gobierno del default y, antes de irse, amenaza con volver a ponerlo donde comenzó.

"Este último movimiento se está haciendo por capricho", cree. "Siguen haciendo lo mismo y los resultados no van a cambiar".

El anuncio de la administración de Macri de volver a perfilar la deuda de corto plazo en pesos muestra que existe preocupación por el flujo de efectivo luego de la reducción constante de las reservas. El anuncio hace pensar a algunos en el mercado que Macri ve el problema como de liquidez y no como de insolvencia. Sin embargo, la iliquidez podría empeorar rápidamente si la crisis de confianza empeora.

Los inversores deben esperar una fase desordenada de una reestructuración de la deuda con una estrategia mediocre de cómo pagarla

La decisión, aparentemente unilateral, de diferir la deuda sin un plan económico más amplio para decirle al mercado y a los votantes lo que haría un gobierno de Macri el próximo año sugiere que solo hay soluciones parciales sobre la mesa. No existe una estrategia convincente para el pago de la deuda.

¿Argentina incumplirá nuevamente?

La subasta del Tesoro casi desierta esta semana y solo USD 18.000 millones de reservas (de libre disponibilidad) en el BCRA obligaron a Macri a extender los vencimientos de las Letes a corto plazo.

Estos pagos son una locura para un Gobierno que se queda sin dinero: 15% al ​​vencimiento, 25% en tres meses y un enorme 60% en solo seis meses. Macri también extendió por otros tres meses los pagos de intereses en las llamadas letras del Tesoro de Lecap para los que vencen en 2020.

Y luego está esto: Macri quiere renegociar su calendario de pagos del FMI.

Los inversores deben esperar una fase desordenada de una reestructuración de la deuda con una estrategia mediocre de cómo pagarla. A medida que la economía empeora, no hay forma de que el Gobierno retire la alfombra debajo de una población que se acostumbró a los subsidios estatales. Argentina se convirtió en un caso de estudio potencial para la teoría monetaria moderna.

El Gobierno está esperando el próximo préstamo del FMI de USD 5.400 millones. ¿Por qué darlo, a menos que el FMI esté de acuerdo con quemar efectivo? Pero deben darlo. Si no lo hacen, se le indicará al mercado que el FMI espera un default

Hay que olvidarse del BCRA y la meta de inflación. Claramente, no está funcionando. Simplemente, deberían imprimir pesos para ponerlos a trabajar en la construcción de rutas o algo y ver qué sucede. Nada más parece funcionar allí.

"Suponemos que los controles de capital podrían seguir rápidamente, ya que este reconocimiento oficial del estrés del flujo de caja solo provocará una mayor demanda de dólares y fuga de capitales", dijo Siobhan Morden, jefe de renta fija de América Latina para Amherst Pierpont Securities en Nueva York.

Es una decisión política el default. Requiere mayoría legislativa y, por lo tanto, comparte la culpa de un país que elige priorizar el incumplimiento sobre la reforma económica.

Para Morden, el momento de este plan de aplazamiento de deuda es malo porque el Gobierno está esperando el próximo préstamo del FMI de USD 5.400 millones. ¿Por qué darlo, a menos que el FMI esté de acuerdo con quemar efectivo? Pero deben darlo. Si no lo hacen, se le indicará al mercado que el FMI espera un default. El tipo de cambio no podría sostenerse debajo de $60 por dólar, con el colapso de las tasas de bonos para los tenedores actuales que esperaban que Macri salvara a la Argentina.

Seguí leyendo: