Los activos argentinos resistieron el embate externo y se sobrepusieron a la tensión electoral.
Los activos argentinos resistieron el embate externo y se sobrepusieron a la tensión electoral.

La semana para los mercados financieros del mundo fue negativa y, ante la incertidumbre política previa a las elecciones primarias, sorprendió el comportamiento de los precios de acciones y bonos argentinos, con predomino de alzas.

Los principales indicadores de Wall Street promediaron un retroceso de 0,7% en la semana, pero las acciones argentinas se recuperaron con fuerza este viernes y marcaron un nuevo récord nominal del S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos), por primera vez sobre los 44.000 puntos.

Más allá de la debilidad macroeconómica y los avatares políticos, en promedio las acciones argentinas sobrellevan el año electoral con una recuperación notable, de 46% en el promedio en pesos, y de 22% medida en dólares, como quedó patente en el desempeño de los ADR que cotizan en las bolsas de Nueva York.

Fuente: Rava Online – Precios en dólares (actualizado 17 horas)
Fuente: Rava Online – Precios en dólares (actualizado 17 horas)

Los operadores coincidieron en que hubo un repentino reacomodamiento de las tenencias en cartera, con fondos frescos que quedaron "comprados" en papeles de los sectores bancario y energético, a escasas horas de las PASO. Fue un movimiento que algunos aventuraron como reflejo de la expectativa por un resultado que va a sostener las chances de la fórmula oficialista, considerada más "amigable" para el mercado financiero.

En menor medida mejoraron las cotizaciones de los bonos soberanos, igualmente destacadas si se tiene en cuenta la semana de números rojos en las principales bolsas del mundo.

Esto se debe a que, más allá del partido político que se instale en la Casa Rosada a partir del 10 de diciembre, la próxima administración deberá negociar con el Fondo Monetario, cuyo auxilio financiero es indispensable para cumplir con los vencimientos de deuda en los próximos años.

En esa línea, el Riesgo País argentino, medido por el banco JP Morgan, cedió debajo de los 900 puntos básicos, barrera que había quebrado el lunes. El diferencial de tasa con los bonos del Tesoro de los EEUU quedó en 860 puntos básicos.

En el mercado de cambios se jugó un "partido aparte". La abrupta devaluación del yuan chino, que superó las 7 unidades por dólar después de una década, arrastró a la baja a todas las monedas emergentes frente al dólar.

La oportuna e intensa actividad del Banco Central en el mercado de futuros, con ventas de contratos para acotar las expectativas de devaluación, tuvo el viernes el refuerzo de una mayor oferta de divisas, atribuida al reingreso de fondos del exterior antes de los comicios.

En la semana el tipo de cambio mayorista acumuló una suba de 60 centavos (+1,3%) respecto de los valores registrados en el cierre del viernes pasado, a $45,25 por dólar. La divisa de EEUU asciende 20% en el transcurso de 2019, unos cinco puntos porcentuales menos que la inflación.

El objetivo encomendado al Banco Central en 2019 fue el de mantener a raya la evolución del dólar, tarea que conlleva el costo de defender elevadas tasas de interés en términos reales, para alentar las colocaciones en pesos.

El BCRA convalidó el incremento la tasa de política monetaria –referencia del sistema que se transmite a los rendimientos a plazo fijo- por quince ruedas consecutivas, para dejarla al borde del 64% anual.

El stock de Letras de Liquidez (Leliq), el instrumento de deuda que emite el Central para regular la cantidad de pesos en circulación, alcanzó los $1.288.868 millones ($1,29 billón) o USD 28.483,3 millones, el 42,9% de las reservas internacionales, que el jueves alcanzaban USD 66.380 millones, según datos sujetos a ajuste.

El stock de Leliq ya equivale a otra Base Monetaria, que el Banco Central se comprometió a mantener estabilizada en $1.343.200 millones ($1,34 billón) para evitar desbordes cambiarios e inflacionarios. Pero las altas tasas -hace un año en torno al 60%- que indexan a este pasivo remunerado obligarán, una vez resueltas las elecciones, a tomar medidas permitan mitigar el creciente peso que están adquiriendo en el balance del ente emisor.

Seguí leyendo: