Bolsa porteña (NA)
Bolsa porteña (NA)

Los operadores tienen un dicho que aplican cuando baja el riesgo país y sube la Bolsa. El dólar, salvo que se dispare, queda al margen de la frase. "El mercado votó que gana Macri", dicen cuando se dan estos acontecimientos en conjunto. El viernes el refrán pareció regir como nunca y estuvo motorizado por encuestas, particularmente por una que encargó un banco. Es a la que más le creen los inversores porque la entidad no tiene ideología, sino dinero para ganar y perder.

La encuesta señalaba por primera vez, que la fórmula Macri – Pichetto iba al frente por un margen que está dentro del empate técnico. Pero era la primera vez que un estudio de campo de electores le auguraba el triunfo al oficialismo. Lo importante es que el resto de las encuestas, sin excepción, achicaban la ventaja de la fórmula de los Fernández.

Por eso, los que conocen de finanzas indican que es más importante mirar el riesgo país que el precio del dólar. El riesgo país perdió 3,88% y está en 793 puntos básicos, mientras el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 5,27% con negocios que duplicaron los de las anteriores ruedas. El monto de $ 1.010 millones dio más consistencia a las subas. Los bancos, por supuesto volaron a pesar de que Alberto Fernández anunció que dejará de pagar intereses por las Letras de Liquidez (LELIQ) y que va a poner un dólar alto. Esto y la muerte del plazo fijo son sinónimos que los inversores pasaron por alto porque su fe estaba puesta en otro lado. Las desafortunadas palabras de Aníbal Fernández sobre Barreda también ayudaron a que el mercado esté muy optimista para hoy. La falta de condena de la fórmula Fernández – Fernández y del colectivo que los apoya, hirió a mujeres que pensaban votarlos.

Estos antecedentes van a ser positivos para el mercado en una semana que está cargada de tensiones para el mundo porque Estados Unidos el miércoles bajará 0,25 puntos su tasa de interés. Aunque no hay un anuncio explícito, se descuenta que la Reserva Federal tomará esa medida y llevará la tasas a entre 2,25% y 2,50% anual.

Bolsa de Nueva York
Bolsa de Nueva York

En tanto, el mundo no parece esperar una semana fructífera porque todos los índices de futuros de las bolsas anoche estaban en rojo, particularmente Wall Street que abre dentro de diez horas. Las bajas en las bolsas neoyorquinas son leves, no sobrepasan 0,15%. Europa también marca retrocesos, salvo París y Londres. Asia, que abrió hace dos horas, en la medianoche de Buenos Aires, muestra bajas de 0,70% en el Nikkei de Tokio, que está recortándolas, de 1,30% en el Hang Seng de Hong Kong, y de 1,05% en el China H-Shares.

Pero a la Argentina le sobró parte del optimismo del viernes para el lunes y acumuló buenas noticias el fin de semana. Por eso, el viernes fue una fiesta. El dólar siguió igual, perdió apenas 5 centavos, cuando se esperaba que se pudiera disparar después de las subas de los días anteriores. Por las dudas, el Banco Central subió las tasas de LELIQ 0,56 puntos a 59,59% anual y absorbió $ 24 mil millones. La cautela se vio en que esta es una de las subas diarias más elevadas de los últimos tiempos y en la fuerte absorción de fondos. Se quitaron de circulación $ 24 mil millones. Es que para que el dólar baje 5 centavos habían desplegado toda la artillería, desde comprar futuros hasta hacer vender dólares a la banca oficial. Así y todo, el efecto fue magro, pero es culpa de la política monetaria de no operar con un dólar en un valor más lógico cuando la inflación no está encaminada. Si la divisa en dos días rinde lo que un plazo fijo en un mes, no les extrañará que cada vez tengan que hacer más fuera para contener al dólar. Y este esfuerzo se puede repetir hoy, por eso absorbieron esa cantidad de pesos.

Lo importante es la baja del riesgo país porque significa que hay gente apostando a los bonos de la deuda que de tan bajos que están, rinde más de 15% anual en dólares. Y si hay interesados en los bonos, el dólar pierde clientela. Teniendo una mayor certeza de que crecieron las chances del oficialismo, es una buena apuesta porque es asegurarse un ahorro a largo plazo a tasa en dólares inverosímiles.

Y como efecto psicológico no faltó el aporte de las reservas que perforaron el techo de los USD 68 mil millones y terminaron la rueda en USD 68.066 millones ayudados por la suba del oro y del euro.

Hay un dato que puede cambiar el panorama y es el comportamiento de Wall Street y el dólar. Si Wall Street no se afirma y el dólar aumenta por la aversión al riesgo, a la Argentina le va a costar más mantener el dólar y el riesgo país en este rango de precios. La proximidad del fin de mes alienta todo tipo de maniobras y el Banco Central que está vendiendo, seguramente, si no se dispara las divisas, recaudará dinero extra por lo que habrá ganado apostando desde hace tiempo a un dólar en caída.