Los planes de estabilización del FMI alivian las finanzas de los países, pero sus efectos sobre la actividad no han sido uniformes
Los planes de estabilización del FMI alivian las finanzas de los países, pero sus efectos sobre la actividad no han sido uniformes

En tiempos de elecciones es muy común que referentes económicos de los partidos de oposición pongan el acento en los perjuicios que generan los "planes de ajuste", mientras del otro lado argumentan que "el programa es propio y que contribuirá a generar las bases para revertir un estancamiento de varias décadas, luego de recuperada la solvencia fiscal y superada la vulnerabilidad externa".

Frente a esas posturas contrapuestas, los economistas de la consultora Quantum Finanzas, que dirige el ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, elaboraron un informe en la que toman como referencia la variación real del nivel del PBI con base dos años antes a que el país acudiera a la asistencia financiera del organismo de crédito multilateral y el del fin del acuerdo stand-by, como el que tiene actualmente la Argentina.

El estudio analiza no solo la variación del índice general de actividad que se resume en el cambio del nivel real del PBI, sino también el desempeño de las finanzas públicas y de las cuentas externas. Pero claramente el foco de los analistas, y en particular de la dirigencia política se concentra en la variación de la generación de riqueza por el conjunto de los factores de producción.

Grecia y Ucrania, aplazados

"Luego de un proceso muy sinuoso de decisiones políticas, particularmente en las definiciones de relaciones con proveedores oficiales de crédito y reformas, el PBI de Grecia es hoy un 20% inferior al observado en el momento previo a la crisis", observa el estudio.

El PBI de Grecia es hoy un 20% inferior al observado en el momento previo a la crisis

Sobre un punto de partida que se consideraba insostenible, porque el déficit fiscal era en 2009 de más de 10% del PBI antes del pago de intereses de la deuda pública y 15% del PBI el final, junto a un rojo de la cuenta de divisas de casi 11% del PBI y un nivel de deuda pública que superaba en 27% el nivel del PBI, al fin del acuerdo con el FMI -9 años después- el país helénico recuperó la solvencia fiscal y el rojo de las cuentas externas se achicó a la tercera parte. Pero el nivel de actividad se contrajo 20% y la deuda pública saltó a 183% del producto.

También se observó contracción de la actividad agregada en Ucrania. En ese caso, del orden de 13%, al cabo de un proceso que se extendió entre 2007 y 2019, pese a que el punto inicial era de déficit gemelos notablemente más acotados, entre 2% y 4% del PBI. La deuda pública pasó de 12% a 64% del PBI.

Rusia, Brasil, Uruguay y Turquía aprobados

Por el contrario, otros cuatro países que en las últimas dos décadas acudieron al auxilio del FMI lograron al fin del período elevar más de 10% su capacidad de generar riqueza, 2 redujeron la proporción de la deuda en términos de PBI: Rusia pasó de 92% a 56%; y en Turquía se atenuó de 76% a 38%, mientras que en Brasil se estabilizó en 70%, en tanto en Uruguay se elevó de 55% a 76% del PBI.

4 de 6 países que recibieron asistencia del FMI en los últimos 20 años lograron recuperar la senda del crecimiento y 2 bajaron la relación deuda-PBI

De ahí que si bien se considera prematuro qué sucederá con el caso argentino, parece claro que, al basarse en las experiencias de 6 países, no se puede asegurar que el plan de estabilización terminará siendo contractivo, ni tampoco que asegurará la superación de más de una década de estancamiento de la actividad agregada.

Muchos analistas creen que la "normalización" de las variables macroeconómicas es una condición necesaria para poder volver a crecer. Pero no es suficiente, porque también observan que será clave no sólo encarar reformas estructurales en los ámbitos de la legislación laboral, previsional, tributaria y reforma del Estado, sino también alcanzar consensos políticos que permitan generar previsibilidad en un horizonte de mediano y largo plazo, con reglas de juego estables.

Seguí leyendo: