A la hora de referirse a la Argentina, la palabra de moda entre los grandes bancos de inversión de Wall Street es "overweight". Significa aumentar el peso de acciones y bonos en las carteras de inversión. Y eso se sigue reflejando en las cotizaciones. Ayer los papeles argentinos que cotizan en Nueva York subieron cerca de 3,5% y el riesgo país quedó a punto de perforar los 800 puntos básicos.

Detrás de este optimismo se conjugan varios factores. En primer lugar encuestas que muestran una mejora en la intención de voto del Gobierno, además la continuidad de la estabilidad cambiaria y como agregado una recuperación de las expectativas económicas y confianza sobre el futuro.

Todas estas variables, que se monitorean casi en forma cotidiana, están mostrando una evolución más rápida que la esperada por los inversores. La diferencia en las PASO medida por Synopsis o el banco de inversión BTG Pactual ubica a Macri a poca distancia de Alberto Fernández. Esa paridad se estaría manteniendo incluso hasta el balotaje. Pero la tendencia es a una mejora notoria de las chances del oficialismo.

La recomendación a los inversores es seguir aumentando la exposición en activos argentinos. Los bancos de inversión entienden que están baratos y que crecen las chances del oficialismo, a partir del dólar quieto

Un informe divulgado por el Citi consideró que el dólar continuará con la tendencia estable de las últimas nueve semanas, mejorando también las chances del Gobierno, tanto para las PASO como para la elección general.

"El sentimiento local claramente mejoró en relación a un mes atrás, pero todavía debe seguir incrementándose. Se trata de una mezcla de mejores datos económicos y una recuperación de las perspectivas políticas está llevando a un círculo virtuoso", explican los ejecutivos del Citi, luego de un viaje a Buenos Aires donde mantuvieron reuniones con funcionarios, empresarios y economistas. "Nuestro escenario base sigue siendo el de una continuidad política, incluyendo la reelección de Mauricio Macri", sostienen.

Uno de los principales temores entre los inversores es que el resultado de las primarias resulte muy negativo para el Gobierno y se dé vuelta este clima optimista. Sin embargo, en las últimas jornadas también está variando esa postura. Ahora se percibe una disminución del "riesgo PASO". En el caso de que la distancia entre la fórmula kirchnerista y la oficialista resulte menor a la pronosticada (abajo de 4 puntos), la reacción posterior al 11 de agosto podría ser incluso más favorable.

En este contexto, el comportamiento de las principales variables financieras se proyecta de esta forma hasta las PASO:

Dólar: el consenso es que seguirá muy tranquilo, sobre todo si no hay sorpresas en el frente internacional. Incluso arrancó julio con tendencia bajista. Pese a lo pronosticado previamente, al menos hasta las PASO no se esperan grandes mayores sorpresas con la cotización. Esto mejora las chances electorales de Macri y al mismo tiempo brindaría buenas oportunidades de inversión de corto plazo en bonos en pesos, que mantienen tasas muy altas en relación a la inflación.

Bonos: se mantiene una recuperación gradual pero sostenida. Ahora los favoritos pasaron a ser los de mediano plazo, porque los más largos (como el Bonar 2046 y el Centenario) fueron los favoritos en los momentos de mayor incertidumbre. Los bonos más cortos también vienen mejorando, pero no son los más elegidos por los inversores que quieren incrementar su tenencia de deuda argentina. El riesgo país cayó ayer a 805 puntos y podría continuar a la baja en los próximos días.

Acciones: después de caídas estrepitosas desde mediados del año pasado, a fin de abril encontraron un piso y empezó una recuperación que ya supera el 55% en dólares en la mayoría de los papeles. Sin embargo, varios informes de bancos internacionales como JP Morgan y Santander recomendaron incrementar la tenencia de acciones argentinas. Siempre pensando en un escenario electoral favorable, es decir que efectivamente el Gobierno continúe después del 10 de diciembre, relegando nuevamente al kirchnerismo.

Seguí leyendo: