Guido Sandleris, presidente del Banco Central.
Guido Sandleris, presidente del Banco Central.

En un contexto de previsible toma de utilidades en acciones y bonos, con incremento del Riesgo País, el Banco Central sigue con su progresiva caída en las tasas de letras subastadas diariamente, aunque aún en niveles muy altos producto de la alta inflación y la recesión que sufre la economía.

El BCRA realizó este martes su habitual licitación de Letras de Liquidez (LELIQ) en dos tramos. La entidad que preside Guido Sandleris colocó $225.123 millones, mientras que la tasa de referencia diaria promedió 63,025% anual, con caída de 81 puntos básicos en comparación al lunes.

Ya son 16 ruedas consecutivas con recorte de la tasa de referencia. Asimismo, el rendimiento promedio de LELIQ acumula un retroceso levemente mayor a 11 puntos porcentuales desde el récord de 74,069% a inicios de mayo.

Frente a vencimientos en el día por $239.889,8 millones, el BCRA expandió liquidez por unos $19.500 millones, al contabilizar el pago de intereses por unos 4.700 millones de pesos.

El stock de LELIQ alcanza los $1.128.271,9 millones ($1,13 billón), equivalentes a USD 26.622,7 millones, un 41,3% de las reservas internacionales, en USD 64.436 millones el lunes, según datos sujetos a ajuste.

Las tasas de LELIQ sondean el “piso” de rendimientos garantizado por el BCRA, de 62,5% hasta fin de mes

La tónica del mercado y la inyección de nuevos fondos le permiten a la entidad mantener la gradual baja en las tasas de política monetaria, que ya se extiende por dieciséis ruedas consecutivas. Igualmente, son muy altos rendimientos reales, pero acordes a la presión inflacionaria y a la contracción económica.

"Las señales fiscales y la política monetaria se mantienen –por lo que entendemos- en el buen camino. Incluso se sumarían esta semana buenos resultados en el saldo comercial de mayo y una nueva contracción del déficit de cuenta corriente, junto a la difusión del EMAE (Estimador Mensual de Actividad Económica) de abril. Lo político, en cambio, seguirá siendo un factor de incertidumbre", dijo Matías Roig, director de Portfolio Personal Inversiones.

Seguí leyendo: