“Más allá del rumbo correcto y la gestión, el Gobierno no logró revertir la situación económica, de recesión y alta inflación”
“Más allá del rumbo correcto y la gestión, el Gobierno no logró revertir la situación económica, de recesión y alta inflación”

El balance de los 4 años de Cambiemos resulta a poco más de 6 meses de su cumplimiento ya está definido: "La economía argentina acumulará 8 años de retroceso. Es una performance que está al nivel de la de Grecia (crisis con Europa), Ucrania (guerra con Rusia) y Brasil (crisis política)", y la tasa de inflación promedio será superior a la período previo, dijo a clientes el director de Macroview, Carlos Melconian, según confiaron a Infobae usuarios del servicio de la consultora.

En contraste con la visión de la mayor parte del arco opositor a Cambiemos que centra su preocupación en la necesidad de reestructurar la deuda pública y repactar el Acuerdo con el FMI, y también con la visión naif de la Jefatura de Gabinete, que cree: "Estarán sentadas las bases para un crecimiento genuino", el economista alerta que el nuevo gobierno tendrá, al menos, 5 desafíos:

1. Dejar de subestimar la macroeconomía;

2. Quebrar el retroceso económico;

3. Consensuar (dado que nadie tendrá mayoría parlamentaria) una agenda de cómo empalmar el Acuerdo con el FMI;

4. Qué hacer con el ajuste fiscal vis a vis el pago de la deuda pública, junto a un shock de baja de impuestos; y

5. Incorporar al funcionamiento de la economía un régimen monetario único.

Más allá del rumbo correcto y la gestión, el Gobierno no logró revertir la situación económica, de recesión y alta inflación

No hay dudas de que el Gobierno había recibido una pesada herencia, con default parcial, pero suficiente para dejar a la Argentina fuera de los mercados de deuda voluntaria; reservas en el Banco Central hipotecadas por la venta de dólares a futuro a precios muy inferiores a los de mercado; atraso cambiario y tarifario; estancamiento de la economía y alta inflación, sostiene el economista, en una apretada síntesis.

Muchos de esos problemas los fue superando, en particular la reinserción al mundo comercial; rebalanceo tarifario y baja real del gasto público; pero mantuvo una altísima presión fiscal y elevadas tasas de interés. De ahí que Melconian también destaca a menudo en sus encuentros con clientes: "Más allá del rumbo correcto y la gestión, el Gobierno no logró revertir la situación económica, de recesión y alta inflación".

El próximo gobierno requerirá crecer a un ritmo del 3,7% anual acumulativo para recién volver al PBI per cápita de 2011

De ahí que en su hoja de ruta de recomendaciones el director de Macroview pone en primer término "no subestimar la macroeconomía", con políticas gradualistas, habida cuenta que consideró que el próximo gobierno requerirá crecer a un ritmo del 3,7% anual acumulativo para recién volver al PBI per cápita de 2011 a fin de su mandato en 2023.

Para eso, el consenso de los economistas del sector privado y de la oposición considera clave encarar la reestructuración de los vencimientos de la deuda pública desde el primer día de gestión, lo que requerirá pasar por el filtro del Fondo Monetario Internacional que en su menú de opciones para aprobar un Acuerdo de Facilidades Extendidas aparece inexorablemente encarare reformas estructurales: previsional, laboral, tributaria y del Estado, pese a que ahí no se observa aún consenso.

Aunque de una de las filminas que presentó Melconian a sus clientes surge que las necesidades de refinanciamiento de deuda pública no serían tan urgentes, habida cuenta de que es a partir de 2022 cuando se observan las mayores exigencias, porque empiezan a madurar vencimientos del crédito del FMI por más de USD 20.000 millones.

Sobre esa base, probablemente, en la Jefatura de Gabinete de Ministros, encabezada por Marcos Peña, aseguran: "Están sentadas las bases para un crecimiento genuino, porque ya no hay controles de cambio, y es flotante; se llegará a fin de mandato con equilibrio fiscal primario y superávit en las provincias, se revirtió el déficit energético, y avanza en esa dirección el rojo de la cuenta corriente en divisas. Con esos logros, se cree que la reapertura del mercado voluntario de deuda será una consecuencia natural".

En la Jefatura de Gabinete de Ministros, encabezada por Marcos Peña, aseguran: ‘están sentadas las bases para un crecimiento genuino’

Sin embargo, Melconian alerta que antes de eso será necesario "poner en caja un gasto previsional desbordado, revertir la recesión, y también la alta inflación, que impiden que la recuperación del agro no esté acompañada por otros sectores de peso, como la industria y la construcción.

Sólo cuando se completen esos requisitos se podrá dar paso a enfrentar el desafío de reconstruir la moneda, con más de 70 años debilitada por el arraigo de la dolarización del ahorro de los argentinos, fuera y dentro del país.

Seguí leyendo: