Javier González Fraga, presidente de la entidad
Javier González Fraga, presidente de la entidad

En los últimos días las miradas del sector financiero volvieron a posarse sobre el Banco Nación (BNA). No sólo por el recambio en la vicepresidencia (entró Lucas Llach por Juan José Gómez Centurión), sino además por su situación financiera.

En las últimas horas la Anses–a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad– concretó un plazo fijo por $5.000 millones a tasas del 41,5%, con el objetivo de mejorar la liquidez de la entidad, sobre la que se plantearon algunas dudas en las últimas semanas provenientes de algunos sectores de la oposición.

Hace pocos días, por ejemplo, el Nación le giró al Tesoro $15.000 millones, tal como está previsto en el Presupuesto 2019

Pero más allá de las críticas, en la práctica el banco que preside Javier González Fraga está actuando como una suerte de "rueda de auxilio". Hace pocos días, por ejemplo, el Nación le giró al Tesoro $15.000 millones, tal como está previsto en el Presupuesto 2019.

Ese aporte será fundamental para que el Gobierno pueda cerrar holgado la meta fiscal del primer trimestre y sobrecumplir el compromiso alcanzado con el FMI. Además, también está previsto que gire a lo largo del año un 20% de las utilidades obtenidas en 2018.  Sólo en 2018, el BNA le giró al Tesoro alrededor de $80.000 millones y este año la cifra sería por lo menos similar.

El banco más grande del sistema también es el mayor tenedor de Leliq
El banco más grande del sistema también es el mayor tenedor de Leliq

Al mismo tiempo, la entidad oficial (que es la más grande del sistema) cumple un rol fundamental para las colocaciones de Leliq que realiza el Central, con el objetivo de absorber pesos excedentes.

El Nación está prácticamente obligado a partir de estas operaciones, renovando lo que corresponde y suscribiendo nuevos títulos que regularmente emite el Banco Central.

"Si precisa liquidez, sería muy fácil para el banco salir a vender parte de las Leliq y hacerse de los pesos", repiten dentro del BNA. Pero en la práctica no funciona de esa forma: en realidad, la entidad está obligada a alinearse con el Central en el objetivo de sobrecumplir con el requisito de base monetaria.

Según se acaba de negociar con el FMI, la meta de "emisión cero" se mantendrá inalterada hasta noviembre. En diciembre, como sucede todos los años, habrá un incremento estacional que el año pasado fue del 6 por ciento.

‘Si precisa liquidez, sería muy fácil para el banco salir a vender parte de las Leliq y hacerse de los pesos’, repiten en el BNA

Aún a pesar de estas presiones fiscales y monetarias que recaen en la entidad, el Nación tendrá un rol preponderante en futuros anuncios que se están preparando para darle impulso a la actividad económica.

El más relevante en ese sentido es el relacionado con un relanzamiento de créditos hipotecarios, a través del Plan Procrear. Están participando esa puesta a punto que incluirá más subsidios y una reducción de tasas para los tomadores tanto el Nación, como el Fondo de Garantía de Sustentabilidad y la secretaría de Vivienda.

Seguí leyendo: