Por la devaluación, Argentina es más barata para producir respecto de sus competidores.
Por la devaluación, Argentina es más barata para producir respecto de sus competidores.

El Índice de Costo Argentino de la Producción (ICAP) tuvo en 2018 una baja del 13,3% respecto del año anterior, a raíz del efecto de la devaluación sobre el costo laboral, la logística y los precios de las materias primas, informó el Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

"Se observaron respecto de diciembre 2017 alzas reales significativas en el costo de la energía eléctrica, el costo del dinero, y el riesgo país, que fueron sobre compensados con bajas en el costo laboral, el costo logístico y el de las materias primas", precisó el Instituto en la presentación de su último informe.

Al respecto, indicó que esa baja en el costo de producción, además de las mejoras en materia de balanza comercial y resultado fiscal primario al inicio de 2019 "dejaron a la economía argentina mejor posicionada para recuperar la senda de crecimiento económico durante este año".

Fuente: UADE
Fuente: UADE

En la comparación mensual, el Costo Argentino de la Producción mostró en diciembre una suba real de 0,4%, la segunda consecutiva luego de una seguidilla de siete bajas, en consonancia con la apreciación del peso sobre el final del año pasado.

Para UADE, la recuperación de la competitividad para este año requiere "reducir la tasa de inflación sin que ello implique rezagar el tipo de cambio real", además de "contener el crecimiento del gasto público para poder reducir la presión tributaria sin alterar las metas fiscales" así como "bajar la tasa de interés pasiva que reciben los depositantes -dentro de límites prudentes- para evitar una dolarización de portafolios, y de esa manera poder reducir la tasa de interés activa que pagan los tomadores de créditos".

Nueve de los doce componentes del ICAP-UADE registraron en diciembre un alza respecto de noviembre en términos reales (destacándose el aumento de la prima de riesgo, del fuel oil, del costo laboral, del costo logístico, y del costo del dinero) que no pudo ser compensada por la disminución en los tres componentes restantes (el costo de los bienes de capital, las materias primas y la conflictividad laboral).

Seguí leyendo: