El índice de vacancia de los puntos de ventas se multiplica en los grandes aglomerados urbanos (REUTERS/Agustin Marcarian)
El índice de vacancia de los puntos de ventas se multiplica en los grandes aglomerados urbanos (REUTERS/Agustin Marcarian)

Una recorrida por la Galería Río de Janeiro ubicada en la vereda par de la avenida Cabildo al 2300 del barrio porteño de Belgrano muestra una situación dramática. Sobre un total de 95 locales comerciales hay 31 que están cerrados; en alquiler, en venta, o simplemente vacíos sin cartel que dé una pista de su futuro. Son los locales número 5, 6, 8, 9, 11, 16, 17, 19, 21, 25, 27, 29, 30, 31, 32, 33, 40, 41, 47, 51, 52, 73, 74, 77, 80, 81, 85, 91,. 92, 93 y 94. En términos proporcionales, uno de cada tres no está activo.

No es una excepcionalidad. Un relevamiento exhaustivo hecho ayer en las ocho veredas de la Av. Cabildo que van de Monroe hasta Juramento, detectó una cantidad impactante de locales vacíos. En la misma vereda que la Río de Janeiro está la Galería Marga, donde hay 16 comercios cerrados sobre un total de 67. Y a metros de ahí, se ofrece en alquiler el local ubicado en el número 2372. En la vereda de enfrente solo está desocupado el de la esquina de Blanco Encalada. Un local bien grande.

El panorama entre Blanco Encalada y Monroe no es muy diferente. Del lado par, en la Galería Acapulco están cerrados 8 locales sobre un total de 30, y en la Galería Windsor 9 sobre 20. De los que dan a la calle se ofrecen en alquiler los de las direcciones 2415, 2417 y 2433. Del lado impar hay solo uno en alquiler, pero ese uno llama la atención porque se trata del inmenso local con frente marmolado negro que hasta no hace mucho tenía Adidas.

Similar es la situación a la altura del 2200. En la Galería Río de la Plata ubicada en vereda par hay 9 comercios vacíos o en alquiler. Es la galería con menos desocupación de las visitadas. Bastante peor es lo que se ve en Las Vegas, donde se contaron 29 locales vacíos. En la vereda de enfrente se alquila el del número 2289.

Las clásicas galerías comerciales registran altos índices de vacancia y persianas cerradas

Entre Mendoza y Juramento hay "nada más" que un local en alquiler en la mano impar (2103), pero 18 dentro de la Galería Recamier en la vereda par. La recorrida se completó con una caminata por Olazábal entre Cabildo y Ciudad de la Paz: hay casi tantos negocios cerrados como abiertos.

Seguramente, los nuevos hábitos de compra, como por ejemplo a través de Internet, en ferias callejeras, o en lugares de venta a precios de barata, deben explicar una parte de esos números catastróficos. Y probablemente, la tradicional galería comercial sea un formato en lenta vía de extinción.

Pero no hay ninguna duda de que el motivo principal de la hecatombe es la crisis macroeconómica, que para un comerciante impacta con una combinación de caída en la demanda y aumento de costos, entre los que sobresale la electricidad.

El último dato del Indec correspondiente a octubre marcó que la actividad comercial había caído un 11,2% con relación a igual mes del año anterior, y sobran razones para pensar que la realidad se agravó de noviembre hasta ahora.

No hay ninguna duda de que el motivo principal de la hecatombe es la crisis macroeconómica, que para un comerciante impacta con una combinación de caída en la demanda y aumento de costos

Esa baja macroeconómica del 11,2% indica que lo que el relevamiento registró en Belgrano se repite con variantes en la ciudad, en el país, y en barrios de toda clase social. Infobae también recorrió la zona de outlets de Villa Crespo. A modo de ejemplo, en Loyola entre Acevedo y Gurruchaga hay 6 negocios cerrados sobre 16, y entre Gurruchaga y Serrano 6 sobre 17.

Efecto extendido a las grandes ciudades del interior

Si bien el declive arrastra varios meses, el mes pasado parece haber sido el peor. Según un informe de la ONG Defendamos Buenos Aires y el estudio Miglino y Abogados, en enero bajaron la persiana 2536 locales en la llamada área metropolitana de Buenos Aires.

Para tomar un ejemplo no bonaerense, la Concejalía Popular de Rosario informó que en esa ciudad hay 3.900 locales con vidrieras vacías y con el cartel de alquiler, de los cuales 400 cerraron desde junio pasado, es decir desde que se desató la peor parte de la crisis.

La actualidad del comercio es deprimente y el horizonte nada alentador. El Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala publicó esta semana que por octavo mes consecutivo hubo una caída en el consumo, en este caso del 9,3% en comparación con igual mes del 2018. De acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), el consumo minorista bajó un 10% y el 77% de los comercios registraron una merma en sus ventas.

De aquí en adelante, no hay mucho que alimente el optimismo. En cuanto a expectativas, el Índice de Optimismo de Management & Fit de la última semana se encuentra apenas por encima del piso que había tocado en septiembre y octubre la medición que comenzó a elaborarse en mayo de 2016.

Por su parte, si bien ayer el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella difundió que el Índice de Confianza del Consumidor subió 8,9% en febrero respecto a enero, se encuentra 17,8% por debajo de febrero del año pasado.

El Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella difundió que el Índice de Confianza del Consumidor subió 8,9% en febrero respecto a enero, pero se encuentra 17,8% por debajo de febrero del año pasado

De las variables que determinan el consumo, la única que claramente puede aportar algún empujón alcista es el aumento del 23,9% que jubilados y beneficiarios de asignaciones familiares van a recibir a lo largo del semestre, que en principio les permitiría recuperar una porción de lo mucho más que perdieron el año pasado. Las otras variables no tiran para arriba.

Difícilmente la masa salarial aumente en términos reales, ya que cuesta imaginar que en las actuales condiciones haya aumento en el empleo o recuperación de poder adquisitivo. A lo que se agrega que las exorbitantes tasas de interés no solo desincentivan casi por completo la toma de crédito, sino que desvían poder de compra hacia las colocaciones en activos financieros.

En el informe de coyuntura que la consultora PxQ que dirige el ex viceministro Emmanuel Álvarez Agis se preguntan si la gente votará con el bolsillo o con el corazón. Lo que se vio del comercio y lo que el informe de ese estudio muestra respecto a los resultados económicos, es que si mandara el bolsillo el oficialismo lleva las de perder.

En la actual contienda, mientras que la oposición le habla al electorado con el bolsillo (inflación, recesión, FMI), el oficialismo lo hace con el corazón (corrupción, seguridad, edad de imputabilidad) (Emmanuel Álvarez Agis)

Sin embargo, el informe señala: "En la actual contienda, mientras que la oposición le habla al electorado con el bolsillo (inflación, recesión, FMI), el oficialismo lo hace con el corazón (corrupción, seguridad, edad de imputabilidad). Ante este escenario, la mayoría de los analistas coinciden en señalar que ´la gente vota con el bolsillo´. Sin embargo, la teoría del pocket- vote está siendo severamente cuestionada en todo el mundo. La evidencia de las elecciones de las últimas décadas empieza a remarcar los aspectos emocionales relacionados con el voto y, en el caso en el que se sigue votando con el bolsillo, el bolsillo que importa es el futuro (la expectativa de que el gobierno podrá mejorar la situación económica general en el futuro) y no el presente o el pasado".

Una clara respuesta para los que no quieren aceptar que a pesar de la pésima gestión de gobierno, la reelección de Mauricio Macri sigue siendo posible y no poco probable.

Seguí leyendo: