Nicolás Dujovne, ministro de Haciendo (Matias Baglietto)
Nicolás Dujovne, ministro de Haciendo (Matias Baglietto)

El dólar subió ayer 18 centavos, a $38,80, a pesar de una nueva suba en las tasas de interés de las Leliq, pero en una jornada de baja actividad, debido al feriado en EEUU. Habrá que esperar una jornada en que el volumen vuelva a la normalidad para verificar si la suba se consolida.

Mientras tanto, el mercado está monitoreando si se renuevan los plazos fijos en pesos, que redujeron su rendimiento de un 45 a un 33%, de la mano de la baja de tasas de Leliq que implementó el Banco Central.

El riesgo es que los pesos depositados a plazo, un stock de $1,1 billones al 11 de febrero pasado, se vayan usando para comprar dólares y dificulten la paz cambiaria.

Según indicó Fernando Baer, economista de Quantum Finanzas, los depósitos privados en pesos en términos reales todavía siguen creciendo, al considerar que los que no ajustan por UVA subieron $8.000 millones desde el 31 de enero al 11 de febrero, lo que con una inflación de un 3% en febrero implica un crecimiento de 0,1% diario.

"El alto en la baja de tasas y el dato de inflación afectan, pero no hay una respuesta tan rápida y más en un mercado que no funciona a pleno", dijo Baer.

Un ejecutivo de FX de un banco internacional coincidió: "Son datos que vienen en las próximas semanas. El minorista tarda en reaccionar a la baja de tasas. El ahorrista tiene que evaluar si ve estabilidad cambiaria y que el programa funciona más o menos bien y sigue manteniendo su porción en pesos".

Licitaciones en pesos

En este contexto, el Tesoro terminará de licitar una batería de letras en las cuales el rendimiento que le pedirá el mercado estará marcado por el alto dato de inflación de enero pasado (2,9%) y el freno en la baja de las tasas de Leliq que comenzó el viernes y posterior suba a 44,31 por ciento.

La licitación de Letes, Lecaps y Lecer comenzó ayer, y ya los operadores esperaban que el mercado le pida al Tesoro una tasa de interés real más alta.

Por lo pronto, se espera que el Tesoro siga mostrando una buena tasa de renovación de las letras superior a la necesaria del 46%, sobre todo en los vencimientos que caen en el mandato de Mauricio Macri. En un contexto, además, de mayor calma en el mercado, que le permitió a los privados y a la Ciudad de Buenos Aires colocar sus propios títulos.

"La licitación estará marcada por el dato de inflación y en el tema dólar versus tasa habrá que seguir en las próximas semanas cómo siguen los depósitos a plazo fijo", dijo Miguel Zielonka, director Asociado de Econviews.

Previó un pase de la demanda desde las Lecaps (letras capitalizables a 98 días, a una tasa mínima de 3,75%) a Lecer (a 98 días, que ajusta por inflación). Las Lecap están en la zona de 36% de rendimiento. En tanto, los operadores esperan que en las Lecer el mercado pida Cer más 8,5 a 9 puntos.

"Puede ser que se empiece a formar un poco más de mercado en Cer (atado a la inflación), que hasta ahora es poco líquido. Muchos inversores en Lecap, como bajó la tasa, tienen incentivo a pasarse a Cer porque éstos no achicaron el margen y las Lecap sí lo hicieron", dijo Zielonka.

Para Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment, las tasas de las Leliq, que emite el BCRA, venían bajando pero llegaron a un piso que se mantendrá hasta abril, y podrían volver a bajar otro escalón si no hay ruidos políticos adicionales.

"Después del dato de inflación y la continuidad de la suba del dólar hubo unas mayores tasas en el mercado secundario porque la tasa de interés real tiene que ser más alta. Eso se sintió y se va a sentir en las Leca", dijo Chialva. Entiende que las tasas venían cayendo pero que el viernes, a la par del BCRA, las Lecap subieron por encima del 35%.

El titular del BCRA, Guido Sandleris
El titular del BCRA, Guido Sandleris

Respecto de las Lecap a 371 días, se trata de un vencimiento que excede el cambio de mandato presidencial.

"Es un test de plazo, a ver dónde se concentra la demanda en los plazos que escapan a diciembre", dijo Baer.

Se entiende que se abrió este plazo a pedido de un inversor extranjero, por lo que para ellos es relevante la estabilidad del tipo de cambio y hoy prevé un rendimiento de 37% anual.

Seguí leyendo: