(NA)
(NA)

Los futuros de los mercados mundiales en el fin de semana no eran los mejores para las bolsas de Occidente. Auguran un lunes donde, si no pierden, obtendrán pobres ganancias. Oriente, que abrió en la noche de Occidente, mostró en la apertura todos sus indicadores en territorio negativo.

No eran bajas preocupantes. El Hang Seng de Hong Kong estaba casi 0,50% abajo y las Bolsas chinas perdían hasta 0,30%, Japón seguía el mismo rumbo con un retroceso de 0,41 por ciento.

Las Bolsas europeas mostraban cotizaciones a futuro en rojo al igual que los tres principales índices de las Bolsas de Nueva York. Más que de pesimismo, hay que hablar de cautela. Porque los balances que se presentarán esta semana en Nueva York -alrededor de 60- vienen con buenas perspectivas. Entre esos balances están Coca Cola, Pepsico y Under Armour, entre otros.

Pero sobre lo positivo de los resultados de las empresas sobrevuela la preocupación por las negociaciones entre Estados Unidos y China por la guerra de aranceles que debe resolverse antes de que empiece marzo. Además, el viernes el gobierno estadounidense definirá si vuelve a cerrar la administración pública para forzar a los demócratas a que le aprueben los fondos para construir el muro que los separe de México.

Bolsa de Nueva York (REUTERS)
Bolsa de Nueva York (REUTERS)

Otro dato importante de esta semana se conocerá el miércoles: el índice de precios al consumidor. Los analistas no prevén grandes cambios. Y es importante que el dato esté estable porque es el que rige las decisiones de la Reserva Federal en cuanto a las tasas de interés.

Este preámbulo sirve para definir que en la Argentina no hay que esperar que la Bolsa tenga una recuperación de las últimas dos caídas o al menos, si la tiene, sea selectiva.

En cuanto al dólar, puede tener alguna incidencia en el precio que puede cerrar en alza, pero sin fuerza. No hay pesos en la plaza que apoyen cualquier intento de inesperada suba de la divisa de Estados Unidos. Esta situación le permite al Banco Central continuar con la baja de tasas de interés, pero el mercado presiente que el final de esta serie de recortes de lo que se paga por las Letras de Liquidez, se irá desacelerando. Las tasas que le pagan al ahorrista se acercan a la parte menos convincente para mantenerlos alejados del dólar.

El lado vulnerable del plan monetario es que no se renueven los plazos fijos y los bancos comiencen entregarle al Central las Leliq a cambio de pesos para devolverles a los ahorristas lo que colocaron a plazo fijo. Pero este es un horizonte que los analistas lo ven para marzo o abril.

Otro dato que se puede complicar es el riesgo país. Este escenario externo no es el ideal para los bonos argentinos, por lo que los bonos pueden padecer las adversidades en la cotización de sus paridades.

Cuando las bolsas no suben en el mundo hay dos activos que crecen: el oro y los Bonos del Tesoro norteamericano, que son los que influyen en el riesgo país de las demás naciones.

El verano está calmándose porque mermó la euforia que llevó a Wall Street a de cinco alzas consecutivas a la cautela.

SEGUÍ LEYENDO: