Nicolás Dujovne y Rodrigo Pena destacan los efectos de la mayor eficiencia en el pago de impuestos (Matias Baglietto)
Nicolás Dujovne y Rodrigo Pena destacan los efectos de la mayor eficiencia en el pago de impuestos (Matias Baglietto)

Año tras años se observa que por múltiples causas aumenta la relación entre el cobro total de impuestos y el nivel del PBI, pero no necesariamente eso signifique que se esté siempre frente a un escenario de alza de las alícuotas y tasas sobre los gravámenes vigentes, sino que también influyen otros efectos como la variación de la actividad productiva y comercial, y en particular los resultados de la fiscalización.

En el Ministerio de Hacienda, su titular, Nicolás Dujovne, como el Secretario del área, Rodrigo Pena, resaltan a menudo que "no siempre el aumento de la presión tributaria debe leerse como más carga tributaria".

Justamente, en la presentación en conferencia de prensa del balance del año de las finanzas públicas, donde se logró sobrecumplir la meta de baja del déficit fiscal primario y financiero, de la que participó Infobae, el ministro destacó la importancia de "diferenciar la carga impositiva sobre los contribuyentes de la recaudación final", en particular en los tres años de Gobierno.

En los 3 años de Gobierno, con el efecto del blanqueo incluido, la recaudación tributaria, compuesta por impuestos; derechos aduaneros y aportes y contribuciones patronales sobre la nómina salarial, aumentó 119%, mientras que la tasa de inflación promedio acumlada fue de 133,7%. Eso implica una disminución en términos reales de 5,9%, a una tasa inferior al 2% por año, acorde con el receso que acusó la actividad agregada.

En los 3 años de Gobierno, la recaudación tributaria acusó una disminución en términos reales de 5,9%, a una tasa inferior al 2% por año, acorde con el receso que acusó la actividad agregada

Sin embargo, la percepción generalizada, entre las empresas, en particular las Pyme, y las personas físicas, es que cada vez se pagan más impuestos en la Argentina, y se amplía la brecha con el resto del mundo.

Pero Nicolás Dujovne anticipó: "En 2019 la presión tributaria va volver al nivel de 2015; pero en cada uno de los tributos la carga va a ser menor en cada uno de los impuestos"; y ejemplificó:

1. IVA: se redujo la alícuota para la carne aviar y porcina; mientras que para el conjunto de las pymes se dispuso el diferimiento de pago en 3 meses;

2. Ganancias: bajó la alícuota sobre las utilidades no distribuidas de las empresas de 35% a 30%; mientras que para las personas humanas se elevó el mínimo no imponible y las deducciones especiales;

3. Bienes Personales: aumentó la alícuota, pero proporcionalmente mucho más la base no imponible, de modo que se pagará menos;

4. Ingresos Brutos:  tiene un cronograma de recorte de alícuotas este año por ramas de actividad;

5. Retenciones: si bien desde octubre se tuvo que elevar las alícuotas hasta un máximo de $4 por dólar exportado y tope de 12%, el promedio no sólo es menor al de 2015, sino que además se trata de un gravamen de emergencia y que se irá licuando gradualmente en la medida que suba el tipo de cambio.

Más recaudación y menos gasto público

De ahí que resaltó Dujovne que "la mejora real se apoya en los avances en la lucha contra la  evasión de impuestos, la mayor formalización a través de la eficiencia en la fiscalización, y el efecto del creciente uso de los medios digitales de pago".

Y agregó el ministro que "el resultado de esta política recaudatoria se manifiesta no sólo en la disciplina para reducir el gasto público, y la deuda flotante, para poder disminuir las necesidades de financiamiento, sino también para poder avanzar en la reducción de las cargas tributarias sobre las empresas y las personas humanas".

Seguí leyendo: