Argentina aspira a recuperar el superávit comercial en 2019. (Adrián Escandar)
Argentina aspira a recuperar el superávit comercial en 2019. (Adrián Escandar)

Las exportaciones argentinas se aceleran este año, aún con una merma en la calidad de los productos, , según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentado en Buenos Aires.

El Monitor de Comercio e Integración del BID indicó además que Latinoamérica perdió volumen en las exportaciones del primer semestre de 2018, pese al crecimiento del valor de las mismas, por eso debe aumentar la calidad de la producción para recuperar competitividad

La secretaria de Comercio Exterior de Argentina, Marisa Bircher, que estuvo presente en la presentación del informe, añadió que el principal objetivo del Gobierno argentino es la integración regional.

Según el informe las exportaciones de la Argentina están equilibradas entre productos primarios (PP), manufactura de origen primario (MOP) y manufactura de origen industrial (MOI) con un tercio de participación cada rubro, aproximadamente.

Exportaciones más sofisticadas permitirían sostener la recuperación comercial

Indicó además que 80% de las MOI son de calidad media alta, 70% de las MOP son de calidad baja y 50% de los PP son de media y media baja.

Según el Monitor, en el período 2011-2016 "las exportaciones intrarregionales de Argentina cayeron 47,7%" especialmente por la pérdida de competitividad que "contribuyó a la caída con 18 puntos porcentuales".

"La mayor pérdida de competitividad se dio en MOI (-6,7 puntos porcentuales) y en productos de calidad media (-42%)", precisó.

"Hay un crecimiento sincronizado entre los países emergentes y las economías avanzadas", explicó Paolo Giordano, economista principal del sector de Integración y Comercio del BID y coordinador del Monitor de Comercio e Integración de Latinoamérica.

El valor del comercio sigue creciendo en todo el mundo, explicó el economista, pero en términos de volumen -del mismo modo que ocurre en América Latina- hay una desaceleración a nivel global en los primeros seis meses de 2018.

El valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe aumentó un 9,7% en dicho semestre, frente al mismo período del año anterior, debido al aumento de los precios de materias primas como el petróleo y el cobre.

Sin embargo, el volumen de las exportaciones de bienes de la región se desaceleró al 3,1% en el mismo período.

El valor de las exportaciones de la región aumentó un 9,7% en el primer semestre, pero las cantidades se redujeron 3,1%

Los países que crecieron más fuerte fueron la alianza del Pacífico -Chile, Colombia, México y Perú- y los países exportadores de petróleo, explicó el coordinador.

Asimismo, el informe revela que el retroceso más relevante de la competitividad se dio en el mercado regional, aunque este tiene mayor diversificación y calidad que en el comercio extraregional.

Esta falta de competitividad en el mercado global se debe a la falta de sofisticación de los productos exportados por la región, explica el informe.

"Exportaciones más sofisticadas permitirían sostener la recuperación comercial en curso y a asentar las bases para un mayor crecimiento futuro", señaló Giordano.

De este modo, el BID hizo un análisis de los productos que tienen mayor espacio para aumentar su calidad, entre ellos, alimentos como el café, el cacao, el pescado, el azúcar o los cereales, y materias primas como la madera, pieles o cueros.

Para ofrecer dicho aumento en la calidad en el mercado global, el informe incide en la necesidad de fomentar la integración de la producción entre los miembros de la región.

"En un contexto global de incertidumbre creciente y de baja competitividad regional es urgente priorizar una agenda de políticas que permitan dar un salto de calidad en las exportaciones", apuntó Giordano.