Banco Central (AFP)
Banco Central (AFP)

De todos los problemas que acechan a la Argentina, apareció el más temido: la devaluación del real brasileño que se encamina a los mínimos históricos.

Ante las últimas encuestas, que dan ganador a un presidente de izquierda en la segunda vuelta de las elecciones del mes próximo, hubo una salida masiva de fondos de inversión extranjeros. Esta fuga se había calmado tras el atentado contra el candidato de la derecha Jair Bolsonaro, porque pensaron que el incidente lo iba a sacar de la zona de dudas. Pero el impacto en la opinión pública no fue contundente: subió 2 puntos. Todavía las encuestan dan perdedor a Bolsonaro en la segunda vuelta. De acá al 7 de octubre brasileños y argentinos seguirán las encuestas porque el peso está atado al real con tanta fuerza como al dólar.

Lo cierto es que el dólar subió 1,6% a 416 reales, mientras la Bolsa de San Pablo retrocedió 2,4%. Por supuesto, en la debacle fueron arrastrados bonos en dólares que hicieron subir el riesgo país de Brasil a 336 puntos básicos. En dos días, el riesgo aumentó 4%. Petrobras, la petrolera brasileña que cotiza en Wall Street, se derrumbó 4,02%. Como consuelo, en el post cierre, a las 19.00, cotizaba 1,82% arriba.

Bolsonaro, el candidato que fue herido en un acto público, subió sólo 2 puntos en las encuestas (Reuters)
Bolsonaro, el candidato que fue herido en un acto público, subió sólo 2 puntos en las encuestas (Reuters)

El contagio de la crisis brasileña fue inmediato. La Argentina tiene las defensas bajas porque no solo está en medio de una licitación de Letras del Tesoro en dólares a seis meses donde la tasa mínima que pagará será de 7% anual, sino que tiene como asignaturas a aprobar el acuerdo con el FMI y el presupuesto 2019 y una amenaza de inflación en setiembre de casi 6%.

En este escenario, el dólar en bancos y casas de cambio subió 53 centavos a $38,71. El "blue" acompañó con un aumento de 2,67% a $38,50.

De acá al 7 de octubre brasileños y argentinos seguirán las encuestas porque el peso está atado al real con tanta fuerza como al dólar

En la plaza interbancaria, que es la que marca el ritmo del dólar, se operaron USD 460 millones. La divisa abrió a $37,70 pero a las 11.00 se hizo la primera operación firme a $37,95. El precio se mantuvo a pesar de las intervenciones por USD 55 millones del Banco Central. En este caso, esas ventas oficiales lo único que hicieron fue detener el alza porque los inversores, acosados por crisis locales e importadas, buscaron refugio en la moneda norteamericana. La suba del dólar "hoy" fue de 62 centavos y empujó al alza de todos los fines de mes en los mercados de futuro. Fin de setiembre quedó en $38,1850 (+1,20%) y fin de año a $ 42,40 (+1,07%).

El dólar subió 53 centavos y se vendió a $38,71 (Adrián Escandar)
El dólar subió 53 centavos y se vendió a $38,71 (Adrián Escandar)

Las reservas bajaron USD 96 millones a 50.933 millones porque en el exterior se perdieron por diferencias cambiarias USD 28 millones y por los 55 millones que vendió para frenar la suba del dólar. Además, se pagaron 6 millones a organismos internacionales.

En el mercado de bonos de la deuda, los negocios bajaron $8.000 millones a $14.191 millones. El dato positivo es que la suba de los bonos fue más elevada que la de los billetes norteamericanos y permitió que el riesgo país baje 0,45% a 741 puntos básicos, a pesar de que la tasa del Bono del Tesoro de Estados Unidos aumentó a 2,98%.

El Bonar 2019, el título de vencimiento más cercano aumentó 1,81% y el Bonar 2024 subió 1,17%.

En la Bolsa con una recuperación del volumen de negocios a $950 millones, el índice Merval de las acciones líderes perdió 0,99%. Por la crisis de Brasil, Petrobras (-3,27%) encabezó las caídas. Transportadora Gas del Sur cedió 3,10% y Metrogas, 2,38%. Entre los ganadores, estuvo Tenaris (3,71%).

Fuente: Rava
Fuente: Rava

Los ADR's argentinos, certificados de tenencias de acciones que cotizan en dólares en Wall Street, soportaron una caída casi generalizada. Sólo dos papeles se salvaron de la debacle: Tenaris (+1,95%) e IRSA (+0,47%). La más castigada fue Transportadora Gas del Sur con una baja de 4,60%.

El Gobierno está cercado por los problemas propios y ajenos y necesitará de algún anuncio contundente o de algún cambio favorable de las condiciones de Brasil. Esto implica demasiado azar como para pensar que los inversores y ahorristas se van a olvidar del dólar y van a apostar a las tasas aunque estén en 4% mensual.

Seguí leyendo: