Wall Street (Archivo)
Wall Street (Archivo)

Wall Street parece plantearle al gobierno de Mauricio Macri una lista cambiante de exigencias si pretende dejar atrás la espiral de desconfianza en que entró su programa económico, que se tradujo en un desplome de las acciones argentinas y la suba del riesgo país a niveles de crisis. En términos futbolísticos, los operadores del mercado de Nueva York le van corriendo el arco en pleno partido.

Analistas y estrategas de los grandes bancos y fondos de inversión recibieron con agrado los anuncios tendientes a anticipar a 2019 la búsqueda del equilibrio fiscal y saludan ahora tanto las negociaciones con el FMI que lleva adelante Nicolás Dujovne en Washington como el renovado apoyo que Donald Trump le expresó ayer por teléfono a su par argentino. Son señales que "van en la dirección correcta", confió a Infobae un operador del mercado neoyorquino.

Tras la caída abrupta de las acciones argentinas, Nueva York dio hoy una tregua. El mercado que según dijo ayer Dujovne venía mirando la situación argentina “con el espejo retrovisor” parece haber tomado nota del nuevo escenario

Tras la caída abrupta de las acciones argentinas, Nueva York dio hoy una tregua. El mercado que según dijo ayer Dujovne venía mirando la situación argentina "con el espejo retrovisor" parece haber tomado nota del nuevo escenario. No extiende todavía un cheque, pero abrió un compás de espera mientras avanzan las negociaciones en el Fondo Monetario Internacional. La inquietud mayor pasa ahora por la viabilidad política del ajuste y por los efectos sociales de la recesión.

Alberto Ramos, director para América latina de Goldman Sachs, ve hacia adelante un panorama financiero más despejado. Su análisis combina las medidas fiscales dirigidas a conseguir el déficit cero en 2019 y los muy probables adelantos del FMI como parte del acuerdo por USD 50.000 millones a tres años. Ambos factores "van a ayudar a contener las preocupaciones del mercado sobre cómo va a hacer el Gobierno para financiar las necesidades fiscales de 2019", dijo.

Los mercados, expectantes por los avances de la negociación con el Fondo
Los mercados, expectantes por los avances de la negociación con el Fondo

A esto le agrega el valor más competitivo del devaluado peso argentino, que "va a ayudar a reducir de manera significativa el déficit de cuenta corriente", y la recesión en puerta, que contribuye a cerrar las cuentas, aunque reconoce que "desafortunadamente" estos ajustes macroeconómicos "siempre son costosos y dolorosos".

El rol de la política

Este último es el punto que hace sonar ahora las alarmas en Wall Street cuando aún no está clara cuál va a ser la actitud de la oposición peronista en la negociación de un presupuesto para el año próximo que convalide los recortes ya anunciados y que justamente el mercado venía reclamando.

En ese sentido, Ramos señaló que "más que económico, el mayor riesgo en el corto plazo puede ser político y social". Estas variables, dijo, "van a ser determinantes en la capacidad del Gobierno para implementar el ajuste".

Aunque la política exterior rara vez es tenida en cuenta por los votantes, el manejo que hizo el presidente Macri de la relación bilateral con Estados Unidos le está dando grandes frutos en esta crisis (Gedan)

"Sería una muy buena señal si hubiera apoyo de la oposición política" al nuevo presupuesto, coincidió Siobhan Morden, estratega jefa de Nomura Securities, en Nueva York. "Representaría una prueba de la aceptación o no de la propuesta de equilibrio fiscal", agregó la especialista. En un horizonte de más largo plazo, no escapa al análisis de los operadores que lo que puede comenzar a estar en juego es la posibilidad de un segundo mandato de Macri.

Morden destacó que hoy hubo una respuesta levemente positiva del mercado a las noticias que llegaron ayer desde Washington. Si eso alcanza para imprimir un shock de confianza a los operadores está por verse. "Es difícil decir hacia adónde vamos por los plazos que tiene el FMI, pero parece dispuesto a ayudar y a mostrar flexibilidad por los compromisos fiscales que asumió el Gobierno", dijo.

"Los inversores están reaccionando frente a una debilidad económica de fondo en la Argentina, y pareciera que sólo un presupuesto equilibrado y una caída de la inflación pueden calmar al mercado", señaló por su parte Benjamin Gedan, especialista del Woodrow Wilson Center.

Sería una muy buena señal si hubiera apoyo de la oposición política.  Representaría una prueba de la aceptación o no de la propuesta de equilibrio fiscal (Morden)

Consideró en esta misma línea que el respaldo de Trump en las negociaciones con el FMI es absolutamente decisivo para conseguir la asistencia del Fondo", necesaria para garantizar la capacidad de pago de la

Argentina hasta 2020. "Aunque la política exterior rara vez es tenida en cuenta por los votantes, el manejo que hizo el presidente Macri de la relación bilateral con Estados Unidos le está dando grandes frutos en esta crisis", afirmó Gedan.

¿Alcanzan los anuncios oficiales y los apoyos recibidos para inyectar confianza en el mercado? Morden sugiere que el Gobierno debería buscar "otras fuentes de financiamiento", además del FMI, para tener un mayor margen de acción.

Según Ramos, "no está claro ni garantizado" que las medidas anunciadas y los gestos de apoyo sean suficientes. Pero aclaró: "La probabilidad de éxito definitivamente es más alta luego de los anuncios que si no se hubiera hecho nada".

Seguí leyendo: