El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, junto a la directora de la OCDE, Gabriela Ramos
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, junto a la directora de la OCDE, Gabriela Ramos

El ingreso de la Argentina a la OCDE deberá esperar un poco más. La invitación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos para que el país comience el proceso de convertirse en uno de sus miembros plenos, que se esperaba que fuera anunciada en la reunión ministerial que se desarrolla en Paris, quedó postergada, pese a las expectativas positivas que se manejaban en el Gobierno.

Con todo, las chances para lograr la aceptación siguen siendo buenas, porque la Argentina cuenta con el apoyo de los países  miembros. "El Gobierno argentino tiene expectativa que se pueda dar este año. Es una postergación de la decisión. Todos los países de la OCDE apoyan el ingreso de la Argentina, pero el problema fue de procedimiento", explicaron a Infobae desde Cancillería.

"Revertir la falta de acuerdo entre los miembros de la OCDE excede las posibilidades de los candidatos, incluso en el caso de la Argentina, que si bien reúne el consenso unánime de los 37 países que integran la OCDE para iniciar el proceso, el organismo ha sido incapaz de lograr un acuerdo respecto al resto de las candidaturas, por ejemplo Brasil, Rumania, Perú y Bulgaria. Esa decisión ha quedado atrapada en la creciente tensión comercial que se desarrolla entre los Estados Unidos y la Unión Europea", aplicaron las fuentes diplomáticas.

Con todo, aseguraron que el Gobierno espera que la invitación llegue durante las próximas semanas, lo que va a permitir "formalizar y profundizar un proceso que se ha iniciado hace dos años". Para los funcionarios argentinos involucrados en el  proceso, se trata de una política de Estado, en la que hasta el momento participaron 18 ministerios nacionales, un número similar de organismos descentralizados y el Congreso de la Nación.

Según Marcelo Elizondo, experto en negocios internacionales y director de la consultora DNI, estar en la OCDE concede al país reputación y se exigen requisitos y deben evaluar si la Argentina los está llevando adelante. "Como no hay un procedimiento escrito de plazos, el pedido podría volver a evaluarse en breve. La OCDE es una organización de cooperación, un foro en el cual los países toman decisiones con flexibilidad", advirtió.

El canciller Jorge Faurie, que había viajado al encuentro de la OCDE en París, donde participó del foro "Futuro de la Facilitación Comercial", ya emprendió su regreso a Buenos Aires.

Esta semana, en su reunión en París, la OCDE pronosticó que la Argentina crecerá un 2% este año, un recorte sobre sus previsiones anteriores, y advirtió que el país sufre un "descenso de la confianza y fuga de capitales". Así explicó el organismo la reciente crisis cambiaria que hizo caer el valor del peso, que se devaluó 22% a lo largo de mayo y acumuló así una depreciación del 34,6% desde que se inició el año sin encontrar todavía un techo para el precio del dólar.

Seguí leyendo