El BCRA vendió USD 4.535,5 millones entre marzo y abril para frenar al dólar
El BCRA vendió USD 4.535,5 millones entre marzo y abril para frenar al dólar

El Banco Central se puso al frente del combate contra la inflación con su arma más poderosa: unos USD 60.000 millones en reservas internacionales, con las que puede holgadamente regular la liquidez del mercado cambiario y mantener estabilizado el precio del dólar, frente a una aceleración de los precios de la economía en el primer tramo de 2018.

¿Por qué el Banco Central debió hacer un desembolso récord, equivalente al 2% de sus activos internacionales? Fuentes del mercado señalaron a Infobae que la inminente aplicación del impuesto a la renta financiera, a partir de este 26 de abril, llevó a muchos inversores, en particular extranjeros, a desarmar posiciones en acciones y bonos para adquirir divisas.

La razón es netamente financiera y de muy corto plazo, y no responde a un repentino cambio de humor de los inversores, sino a la entrada en vigencia a partir del 26 de abril del gravamen a la renta financiera, que cambia radicalmente las expectativas de rendimiento de las colocaciones en esos activos, con mayor alícuota para los inversores extranjeros.

El repentino apetito por los dólares responde a la entrada en vigencia del gravamen a la renta financiera

De ahí que esos inversores, que se estima tenían en cartera Letras del Banco Central en pesos por el equivalente a unos USD 1.300 millones decidieron desprenderse desde el inicio de la semana de esos bonos en el mercado secundario y comprar dólares.

Frente a esa avalancha de compras, y al sólo efecto de quitar volatilidad al mercado, el Banco Central decidió desprenderse de reservas para evitar una escalada transitoria del tipo de cambio y alterar las expectativas de inflación de corto plazo.

LA PRIORIDAD ES COMBATIR LA INFLACIÓN

Las ventas de dólares del BCRA en la plaza mayorista tienen su contracara en la absorción de pesos de la plaza financiera. La entidad había apelado a la colocación de Letras Lebac, por las que paga altas tasas de interés, para reducir la liquidez y poner límites a la inflación.

En 2018 la entidad aspiró cerca de $90.000 millones por esta vía, equivalentes al 9% de la base monetaria (billetes y monedas en circulación, cheques cancelatorios y depósitos en cuenta corriente), hoy apenas encima del billón de pesos.

En el primer cuatrimestre del año la inflación acumuló un 9% y el componente núcleo, donde incide más el salto de la divisa de EEUU, creció por encima de la inflación general.

Seguí leyendo:

La faena para Federico Sturzenegger no es sencilla: en el mercado mayorista, donde operan las empresas, bancos, exportadores e importadores, la demanda aspiró con avidez la imponente oferta de divisas de la autoridad monetaria: la venta diaria efectuada por el BCRA fue récord histórico, por USD 1.472 millones; el volumen operado también, por casi USD 2.200 millones en el segmento de contado.

De ahí que se registrara la mayor venta de dólares por parte de la autoridad monetaria desde 2002 cuando se liberó el mercado de cambios, luego de una década de paridad fija en 1 a 1.

UN FENÓMENO TEMPORAL

La razón es la próxima entrada en vigencia de la ley que estableció el Impuesto a la Renta Financiera a inversores extranjeros, según se publicó en el Boletín Oficial dos semanas atrás y que estableció un plazo de adaptación del mercado de 15 días.

Esa situación provocó el desarme generalizado y significativo de cartera con bonos del Gobierno nacional y Letras del Banco Central: la cotización de las LEBAC cayó en el mercado secundario, con el consecuente efecto de suba de las tasas de interés, a más de 27% anual, desde menos de 26% a comienzos de la semana.

La intervención vendedora del BCRA por USD 1.472 millones pulverizó el récord anterior de USD 630 millones, en 2005

En las mesas de cambios de las entidades autorizadas a operar y en los bancos se registró ese movimiento, y destacaron a Infobae que "no hay mayores motivos de preocupación, porque se trató de un fenómeno que termina hoy", porque el resto del mercado operó con niveles muy bajos.

A partir del jueves, el inversor extranjero, sólo por la tenencia de Lebac en pesos deberá pagar el 5% sobre la renta anual, con retención en la fuente, la casa de Bolsa o el banco a través hizo la compra y venta, con lo que lo pone en desigualdad de condiciones respecto del inversor local, que puede pagar el impuesto el año siguiente, con la presentación de su liquidación anual.

Las expectativas para las próximas ruedas es que con la ausencia de esa demanda puntal y la próxima llegada de las liquidaciones de dólares de la soja el mercado vuelva a estar más equilibrado.

DETALLES DE UNA RUEDA FEBRIL

El saldo neto vendedor del BCRA pulverizó el anterior récord para una sola rueda cambiaria, de USD 630 millones el 4 de agosto de 2005, cuando Martín Redrado se desempeñaba como presidente de la autoridad monetaria.

El 1° de octubre de 2015 el Banco Central, entonces presidido por Alejandro Vanoli, finalizó con un saldo neto vendedor de USD 645 millones. No obstante, en aquella rueda  las ventas en el mercado de contado (spot) fueron solamente de USD 120 millones, pues el grueso se destinó a cancelar un vencimiento de deuda de la provincia de Buenos Aires.

Sebastían Centurión, operador de ABC Mercado de Cambios, refirió que "el Banco Central se puso en forma continua con ofertas de a USD 100 millones durante toda la jornada y si bien no fue único oferente, porque hay liquidaciones puntuales de empresas o algún exportador, fue el principal proveedor de divisas".

"También fue récord histórico el monto operado en el mercado, por USD 2.169 millones. Uno supone que la autoridad monetaria hizo ventas en torno a los USD 1.400 millones y hay que tener en cuenta que de un saldo neto negativo de más de USD 1.000 millones en un solo día no hay antecedentes", explicó Centurion a Infobae.

Las ventas del BCRA tienen doble propósito contra la inflación: absorber liquidez y que el dólar no se escape

Pablo Castagne, director de Portfolio Personal, estimó que "el tipo de cambio tuvo cierta volatilidad internacional, pero hay que fijarse dos cosas: el Central sostuvo las mismas tasas para Lebac, y que el Gobierno sigue interviniendo para mantener controlado el tipo de cambio, con el ojo, lógico, sobre la inflación".

"Prever una devaluación es muy difícil, en cuanto a los tiempos, pero creemos que hay una ventana de uno o dos meses más con un tipo de cambio estable y tasa en estos niveles, con lo cual el carry trade, sigue siendo una buena opción", añadió Castagne.

En definitiva, muchos de los dólares que habían ingresado para especulación ahora decidieron irse al comenzar a regir un impuesto sobre la renta del 5 por ciento. Esta situación también afectó al mercado accionario, en particular a las ADR que cotizan en Wall Street donde se anotaron caídas de 5,5% en Grupo Financiero Galicia y Banco Macro; un 3,2% para Edenor, y 2,1% para BBVA Francés.

Seguí leyendo: