(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

El fuerte ingreso de capitales de corto plazo que se registró sobre todo en el segundo semestre del año pasado era un tema -y lo sigue siendo- de preocupación para el equipo económico. Sucede que esos dólares no sólo tiran para abajo el tipo de cambio, sino que además aumentan la volatilidad porque entran y salen con mucha facilidad.

Pero el cambio de contexto impactó en el comportamiento de las divisas que entran para subirse a la bicicleta financiera. Se produjeron dos efectos que actuaron como pinzas sobre estos inversores: subió fuerte el dólar desde diciembre (desde $17,50 a 20) y al mismo tiempo el Central empezó a reducir la tasa de interés, con lo que perdió atractivo la inversión en pesos, al menos a medida que se fue dando el proceso.

Ante la suba del dólar y la caída de las tasas, el desarme de posiciones de inversores extranjeros fue notorio en enero

En enero, según los datos divulgados por el Central, se registró un importante ingreso de divisas para hacer "carry trade", pero al mismo tiempo un significativo desarme de posiciones que estaban en pesos para volver a dólares. Los ingresos de portafolio totalizaron los USD 1.409 millones, pero al mismo tiempo se registró una salida de USD 877 millones, la más alta desde octubre pasado.

La mitad del saldo de noviembre

De esta forma, el saldo neto para el primer mes del año se ubicó en sólo USD 532 millones, que contrasta con los USD 605 millones registrados en diciembre. En noviembre, cuando el tipo de cambio estaba planchado, las inversiones de portafolio habían acumulado un saldo positivo de USD 1.113 millones, o sea más del doble que la del último mes.

La incógnita ahora es qué sucederá en los meses subsiguientes. El Gobierno procura bajarle la volatilidad al tipo de cambio, como quedó demostrado con las últimas intervenciones del Banco Nación (a cuenta del Tesoro), cuando la divisa amenazó con superar los $ 20. A su vez, el Central frenó la reducción de tasas en pesos, que quedaron en $26,75% para el plazo más corto de siete días. Pero se supone que en febrero retomará la reducción.

Este menor ingreso neto de dólares también se siente en la evolución del tipo de cambio, que presenta más presión por un exceso de demanda en relación con la oferta. Se estima que este desbalance se va a mantener por lo menos durante un mes más, hasta que empiecen a ingresar los dólares provenientes de la cosecha gruesa.

LEA MAS: