El presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, respondió a las críticas cotidianas a la política monetaria y emisión de Lebac (BCRA)
El presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, respondió a las críticas cotidianas a la política monetaria y emisión de Lebac (BCRA)

La autoridad monetaria salió a responderle a los que critican su política de altas tasas de interés a la hora de colocar Lebac. Federico Sturzenegger aprovechó la presencia de economistas y académicos en la reunión anual organizada por FIEL para rechazar los argumentos que suelen escucharse en su contra. Así, remarcó que el crédito está creciendo a un ritmo de 20% en términos reales (es decir por arriba de la inflación) y que la economía lo está haciendo a un ritmo de casi 5% anual. Todo en un contexto de elevados rendimientos en pesos promovidos por la propia institución.

Pero además también se convirtió en uno de los primeros funcionarios que hizo alusión al proceso de negociaciones salariales para el 2018. En ese sentido, buscó acotar el margen de negociación, pidiendo que se tenga en cuenta la inflación futura (que supuestamente será más baja) y no la pasada. "Los salarios deben tener un significativo componente de mirar hacia adelante en las negociaciones, las que también deben tener presente la evolución del salario real durante el período paritario anterior". Y explicó que muchos gremios cerraron incrementos muy por encima de la inflación verificada este año, por lo que ya no precisan nuevos aumentos en términos reales. Según indicó, lo que suceda con la pauta salarial del año próximo será clave para alcanzar las metas de inflación del año próximo, que el propio BCRA fijó en el 10%.

Volviendo a los altos niveles de tasas, explicó que “resulta inverosímil pensar que una empresa decida una inversión en ampliar una fábrica, en construir una granja eólica o un centro logístico, cuya amortización será a 5, 10, 20 años o más, en base al costo de oportunidad de comprar Lebac a 35 días, o incluso a 270 días”, señaló. Al mismo tiempo consideró que el dato que se mira es en realidad la tasa de riesgo país, que se encuentra en los niveles más bajos en los últimos diez años.

Federico Sturzenegger: “El dato que se mira es en realidad la tasa de riesgo país, que se encuentra en los niveles más bajos en los últimos diez años”

Federico Sturzenegger explicó que las elevadas tasas de corto plazo son utilizadas para influír en una reducción de la inflación. Y consideró que el sesgo bajista en los índices inflacionarios están teniendo una incidencia directa en los niveles de crecimiento: “Ni bien la inflación tomó rumbo descendente, la economía se empezó a reactivar, retomando una senda de crecimiento tras 5 años de estancamiento”. “Hoy -agregó- ya no se escuchan tantas voces presagiando lo que podría ocurrir con la economía si el BCRA persiste en su vocación antiinflacionaria, aunque algunos todavía lo hacen.

LEA MÁS:

Luis Caputo: “La deuda es manejable, estamos en el mejor momento de la economía”

La actividad industrial aumentó 5,1% en agosto y la construcción 13 por ciento

La inflación del Indec fue 1,4% en agosto y revirtió la caída interanual

Desaceleración de la inflación

Y en ese sentido aludió a los ejemplos de Perú y Paraguay, tal como lo había hecho a principios de esta semana durante las Jornadas Monetarias y Bancarias organizadas por la institución. Recordó los mensajes que pasaron los presidentes de sendos bancos centrales, remarcando que ambas economías tienen inflaciones de 3% promedio hace una década.

“Las metas del BCRA eran vistas por una buena parte de la profesión como excesivamente ambiciosas. Sin embargo, desde la vez pasada que estuve aquí, en los últimos doce meses, la tasa de inflación cayó de 41% a 22,8% anual”, señaló el titular de la autoridad monetaria, aunque no hizo alusión al nivel de 17% que esperaba alcanzar para este año y que a esta altura ya luce imposible. En cambio, reiteró que la meta para el 2018 es 10%. “Es el compromiso del BCRA en pos de vencer a la inflación uno de los elementos que contribuye de manera clave para reducir el costo del financiamiento a largo plazo”.

Sobre el final de su presentación, se mostró más que optimista respecto a los resultados que están dando los esfuerzos en materia de política monetaria: “Durante los últimos cuatro meses la inflación promedió un ritmo de 1,4% mensual (poco más 18% anualizado). Como dije, ya tenemos la menor inflación en 7 años, pero lo más importante es que nos encontramos ante un proceso de desaceleración que seguirá hacia adelante”.

También remarcó los esfuerzos del Gobierno por disminuír la dependencia del BCRA: el financiamiento al Tesoro vía emisión monetaria -destacó- pasó de representar un 4,4% del PBI en 2015, a 2% en 2016, luego pasó a 1,5% en 2017, y será de 1,1% del PBI en el año 2018.

LEA MÁS: 

Tasas por las nubes: Argentina paga más del doble que Brasil