Espert espera crecimiento hasta 2019, pero advirtió la urgencia de un ajuste fiscal. (Adrián Escandar)
Espert espera crecimiento hasta 2019, pero advirtió la urgencia de un ajuste fiscal. (Adrián Escandar)

El economista José Luis Espert fue uno de los principales oradores de la 38° Convención Anual del Instituto Argentino de Finanzas (IAEF), donde expresó que "Argentina es un país en una decadencia seria, con niveles de pobreza tipicamente latinoamericanos hace 30 años".

El titular de la consultora Espert & Asociados relacionó la decadencia económica de la Argentina con su negativa a practicar el "libre comercio" luego de la Segunda Guerra Mundial. Recordó que antes de aquel episodio las exportaciones argentinas representaban el 70% del PBI, cuando "hoy representan menos del 10% del Producto".

"No hay ningún país emergente que después de la Segunda Guerra Mundial que se haya desarrollado con el proteccionismo industrial", sentenció.

Espert puntualizó que "las tasas de crecimiento muy superiores" al promedio de las últimas décadas, apenas sobre el 3% anual, se produjeron "solo después de una grave crisis, como ocurrió después de la hiperinflación en los años '90 y después de la caída de la convertibilidad".

Argentina cayó 40 puestos después de haber estado en el top ten de PBI per cápita

Sin embargo, el economista apuntó que cada uno de esos saltos de crecimiento "ocurrió después de un gran ajuste" de las cuentas públicas.

"Argentina es el único país que, después de haber integrado por medio siglo el top ten del ránking mundial de países con mayor PBI per cápita, perdió 40 puestos en el mundo", consideró.

"Una tasa de crecimiento tan baja es lo que ha traído esa decadencia. Argentina abrazó una versión de populismo bizarro de romper contratos, de Estado presente, de Estado deficitario y de leyes laborales fascistas", describió.

En ese sentido, Espert consideró que "Argentina es el único país en el mundo que en los últimos 70 años se ha des-desarrollado, desde que destruyó su tasa de inversión a 15 puntos del PBI, nivel que mantiene hace 25 años".

LEA MÁS:

"Vamos a crecer este año por lo menos un 3% y es posible que el crecimiento siga en 2018 y 2019. Pero para saber si es un rebote económico o un período de crecimiento sostenido, el Presidente va a tener que romper los huevos para hacer la tortilla y aplicar un cambio de 180° respecto de las cosas que han estado ocurriendo en los últimos 70 años", graficó Espert.

"A la larga un gasto público de 40% del PBI, que genera una carga impositiva del 50%, no se puede sostener, por más benevolente que se quiera ser con (Mauricio) Macri, porque las leyes de la economía son impiadosas", advirtió.