Los ministros de Hacienda, Producción y Trabajo comienzan a percibir los efectos de los programas productivos, la tonficación del agro, la recuperación de Brasil y la desaceleración de la inflación
Los ministros de Hacienda, Producción y Trabajo comienzan a percibir los efectos de los programas productivos, la tonficación del agro, la recuperación de Brasil y la desaceleración de la inflación

En el Gobierno empiezan a sentir alivio con la consolidación del inicio de un demorado ciclo de reactivación de la economía real, claro está, en comparación con los niveles más deprimidos de una serie de casi un lustro.

Así se desprende de una nueva encuesta del Indec a los empresarios de la industria y de la construcción sobre el desempeño de la actividad en junio.

En el primer caso, el organismo midió un aumento del Estimador Mensual Industrial de 6,6% en comparación con una contracción de 6,4% en igual mes del año anterior; y en el segundo registró una aceleración del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción del 17%, en contraste con una abrupta baja de 19,6% un año atrás.

El aumento de la producción del conjunto de las manufacturas no sólo fue el segundo en relación a un año atrás, sino que además superó las estimaciones de los privados, que ubicaron la reactivación por debajo del seis por ciento.

Además, con semejante repunte, aunque más no sea tuvo el mérito de revertir casi plenamente el efecto de la caída de un año antes, el EMI logró cerrar el semestre sin contracción.

El EMI acusó estancamiento en el semestre en comparación con el año anterior

Por bloque, las ramas más activas en junio fueron las de materiales para la construcción 18%; automotriz 15,9% y metalmecánica 15,4%. Por el contrario, se mantuvo en la senda contractiva la textil con 4%; y se estancó la de refinación de petróleo.

La actividad de la construcción, claramente favorecida por el blanqueo de capitales primero, y la entrada en régimen del plan de obras públicas, acumuló en junio cuatro meses consecutivos de alza y a ritmo de dos dígitos porcentuales al año.

Semejante impulso, que suma 7,1% en el agregado del semestre en comparación con igual tramo de 2016, aún no logró volver a los niveles del 2015, cuando el gasto electoral había provocado un artificial empinamiento.

La actividad de la construcción, claramente favorecida por el blanqueo de capitales primero, y la entrada en régimen del plan de obras públicas.

Los aumentos más notables en el mes correspondieron a asfaltos 87,3%; hierro redondo para hormigón 37,3%; placas de yeso 24,4%; cemento 17,2% y pinturas 11%. Se trata de rubros vinculados tanto con el inicio de obras públicas viales y de vivienda, como con el final de edificios y refacciones.

LEA  MÁS: