Son 800.000 en todo el país. Hay 153.000 en la ciudad de Buenos Aires. Las pequeñas y medianas empresas (pymes) pisan fuerte en la Argentina, y generan la mayor parte del empleo.

La caída de las ventas (y el consumo) que afectó a gran parte de las empresas del país tras una economía que terminó en recesión en 2016, un problema histórico que hoy toma protagonismo de cara a una reforma el año que viene vuelve a la mesa de discusión: la presión tributaria. Martín Trubycz, subsecretario de Micro, Pequeña y Mediana empresa en la Ciudad de Buenos Aires, sabe sobre este problema y lo reconoce. "Hoy las pymes pagan los mismos impuestos que una empresa grande", reconoció en una entrevista en los estudios de Infobae. 

También habló de los juicios laborales, de la implementación de la ley de emprendedores y anticipó que dentro de poco ya se podrán crear empresas en 24 horas en la Ciudad. La falta de acceso al crédito, otro de los desafíos para que las empresas puedan seguir creciendo.

-Salimos de un 2016 recesivo y la economía se empieza a recuperar, aunque lentamente. ¿Cuál es la realidad de las pymes en este contexto?
-Las pymes están ante un enorme desafío. El año pasado hubo un parate muy grande en las ventas. En general, se quejan de las presiones impositivas, juicios laborales, es muy costoso tener un empleado. Todo eso es histórico, pasó siempre, pero con la falta de ventas se agudizó. Eso repercutió a la pyme al haber un parate importante en términos de consumo. Esto está volviendo a crecer muy de a poquito.

-Entonces, ¿la falta de ventas del año pasado agudizó el reclamo por la reforma tributaria?
-No hay una diferenciación entre pymes y grandes empresas. En general, la pyme paga los mismos impuestos que una empresa grande cuando tiene que contratar a una persona o un colaborador, paga las mismas cargas sociales. Hoy un empleado que cobra $20.000 de sueldo bruto en la Argentina, la empresa paga 26.000 pesos. Y el empleado no recibe 20.000 pesos. El empleado recibe 20.000 menos el 17%. Ese empleado agarra y compra $16.500 de leche en el supermercado, paga $13.000 más IVA. Hay una gran distorsión entre el poder real de compra del salario y lo que paga la empresa. Es muy difícil para la pyme afrontar esos costos.

-¿Ingresos brutos es el impuesto que más pesa para las pymes?
-Sí, ingresos brutos es pesado en la estructura tributaria, porque grava las ventas y no la rentabilidad real de la empresa.

-Cuando el Gobierno de Cambiemos sostiene que la reforma tributaria será gradual, ¿qué dicen las pymes?
-Es mejor que sea gradual a que no sea. Esto es un problema histórico de nuestro país. El Gobierno está tratando de cambiar una estructura de muchísimos años, no es algo nuevo que en la Argentina los costos impositivos son imposibles. La pyme genera mucho vínculo entre el empresario y el empleado, los empleados tienen mucha antigüedad, cuesta muchísimo más echar, y a veces las contingencias de ese resultado pueden ser terroríficas para las empresas. La industria del juicio es un problema gravísimo, y a las que más afecta es a las pymes.

-El financiamiento es un gran obstáculo para las pymes. Los bancos financian, pero a tasas altas que no pueden pagar. ¿Qué hacen desde el gobierno de la Ciudad para que empiece a cambiar?
-Tenemos que ordenar la información. El problema con la pyme es que le llega muy poca información. Entonces, la ayudamos a detectar cuál es la mejor línea de financiamiento de acuerdo a su sector, su estructura, como la cantidad de empleados y facturación, y de acuerdo al destino de los fondos. La acompañamos en ese proceso. Nosotros lo asesoramos sobre cuál es la mejor línea de financiamiento. Cuando se encuentra, aparece el segundo problema: no tienen un formulador de proyectos internos. Ahí tenemos equipos que acompañan a la pyme desde la carpeta de créditos hasta el momento de la monetización.

“Es mejor que la reforma triburaria sea gradual a que no sea.”

-¿Con qué tasas se pueden financiar hoy las pymes con estas líneas de crédito del ministerio de Producción?
-A partir del 12 por ciento. La pyme se financia poco y mal en nuestro país. Reinvierte lo que gana para seguir creciendo y muchas se terminan financiando en una cueva, con prestamistas. Hay pocas que acceden al mercado formal del crédito, o se terminan financiando con créditos personales a tasas altísimas; y ningún proyecto comercial puede bancar esas tasas que hoy te están prestando los bancos.

-Las Lebacs hoy rinden un 26,5% y muchas empresas prefieren irse a esas letras antes de invertir. ¿Está pasando también con las pymes?
– La pyme piensa más en el trabajo, en cómo producir y vender más, si puede vender a través de Internet. No está pensando en estoy en una posición en dólares, lo paso a pesos, pongo Lebacs al 26%, esa bicicleta financiera es para muy pocos. Un verdulero o carnicero de un barrio está en ver cómo mejora su clientela.

“En la ciudad hay 44 pymes cada 1.000 habitantes, estamos por encima de la media de países desarrollados.”

– Tras la aprobación de la ley de Emprendedores, ¿ya se puede inscribir en la ciudad una empresa en 24 horas?
-Se está reglamentando. En la Argentina, existían una cantidad de pasos impresionantes para poner en funcionamiento una pyme. En el resto de los países es fácil, rápido y sencillo, con lo cual ha sido un gran avance el que ha hecho Mariano Mayer, Francisco Cabrera y todo el equipo de gobierno de (Mauricio) Macri.

-¿Desde qué mes se podrá registrar una empresa en 24 horas?
Es una cuestión de días. Fin de julio es la fecha límite para ponerlo en funcionamiento.

-¿Y están llegando los beneficios de la Ley Pyme a las empresas?
-Soy un funcionario que está poco en el escritorio y mucho en la calle. Me gusta recorrer comercios, fábricas, cámaras sectoriales. Hay un gran desconocimiento respecto a los beneficios de la ley. Vos preguntás en un comercio de barrio y te cuenta las dificultades, y te dice que los está matando el impuesto a los débitos y créditos, y le preguntás y tiene una SRL o un SA, y desconoce que no debe pagar más ganancia mínima presunta, o puede diferir el IVA a 90 días. Hay mucho desconocimiento.

-¿Pero eso no es falta de comunicación del Gobierno?
-Hay mucha comunicación, pero es un proceso. Se hizo mucho, hay que seguir insistiendo y llegar desde distintas formas. Hoy vivimos en un mundo tan hiperconectado y con tanta información. Hay que seguir comunicado, a veces es el uno a uno, estar con la gente. Le damos el celular de un asesor nuestro para que se puedan sumar al registro de la ley pyme, porque si no están registrados no obtienen los beneficios de financiamiento a tasas bajas. Hay 153.000 pymes en la ciudad. Más del 30% ya están inscriptas y faltan un montón, peor fueron pocos meses desde que se puso en funcionamiento.

“La industria del juicio es un problema gravísimo, y a las que más afecta es a las pymes”.

-¿Tienen una proyección de cuándo estarían todas inscriptas?
-De aquí a fin de año, estimamos en un 60% de las empresas inscriptas y en 2018 el 100% de las empresas. En la ciudad hay 44 pymes cada 1.000 habitantes. A nivel internacional, los países desarrollados tienen 38 empresas cada 1.000. Italia tiene 85 empresas cada 1000 habitantes. Nos falta mucho, pero estamos por encima de la media de países desarrollados. Y las pymes tienen dos características fundamentales: son generadoras rápido de empleo. El mejor vehículo para lograr pobreza cero es la generación de pymes.