El Indec registró la menor tasa de inflación de los últimos cuatro meses
El Indec registró la menor tasa de inflación de los últimos cuatro meses

Después de cuatro meses con clara aceleración del ritmo de alza de los precios al consumidor, la desaceleración se interrumpió desde febrero, cuando la economía en su conjunto comenzó a acusar los efectos de una nueva ronda de aumento de tarifas; los primeros ajustes de salarios en paritarias, y la actualización de los haberes de los jubilados, pensionados y perceptores de la Asignación Universal por Hijo, la inflación registró en mayo un ritmo compatible con la meta del Banco Central de 17% para todo el año.

El 1,3% de aumento que acusó el Indec se ubicó muy por debajo del consenso de las estimaciones privadas, las cuales se habían ubicado en un rango de 1,4% a 2%, y un promedio de 1,8 por ciento.

La tasa del 24% de los últimos 12 meses fue la menor desde junio de 2013, según el empalme de los índices con los de la denominada Inflación Congreso

Los cinco meses cerraron con un alza acumulada del 10,5%, y en los pasados doce meses se atenuó a 24%, la menor tasa de los últimos 44 meses, según el empalme con la denominada inflación Congreso.

LEA MÁS:

Un rol clave en la fuerte baja del ritmo de alza de los precios, tras haber aumentado entre febrero y abril en un promedio de 2,5%, cumplieron los productos estacionales, en particular de algunas frutas y verduras, y también de la ropa, tras el ajuste previo en marzo y abril, porque en conjunto acusaron deflación de 0,5 por ciento.

En menor medida, se destacó la desaceleración de la suba de los precios regulados, o administrados por Gobierno, principalmente tarifas de los servicios públicos y privados, un acotado set de productos de consumo masivo: subieron 1,2%, una décima menos que el promedio general.

Por el contrario, la denominada "inflación núcleo", que excluye los productos y servicios regulados y con alta estacionalidad, aumentó en mayo 1,6%, aunque también marcó una clara desaceleración respecto del incremento del 2,3% que había anotado en abril.

La tasa de inflación entre junio y diciembre no podrá superar 5,9%, equivalente a un promedio de 0,8% mensual acumulativo, para que el Gobierno pueda honrar la meta de 17% que se fijó como techo el Banco Central

Mientras que el Gobierno no active una nueva ronda de alza de las tarifas de los servicios públicos y privados, probablemente, después de las legislativas de octubre, el mercado espera que se consolide la disminución del proceso inflacionario, y con ello que se aproxime a la meta del 17% anual que se fijó el Gobierno.

Sin embargo, la mínima tasa que se anotó en agosto de 0,2% último, cuando la Justicia forzó la marcha atrás en los aumentos que se habían aplicado a las tarifas de luz y gas, provocará ese mes un punto de quiebre en la caída de la tasa interanual.

Los ejercicios matemáticos indican que la tasa de inflación entre junio y diciembre no podrá superar 5,9%, equivalente a un promedio de 0,8% mensual acumulativo, para que el Gobierno pueda honrar la meta de 17% que se fijó como techo el Banco Central.