La utilización de la capacidad instalada en la industria subió en el tercer mes del año a un promedio de 65,7% del potencial, según la estimación del Indec. Significó un aumento de 1,3% en comparación con marzo de 2016. Sin embargo, para ese período el organismo oficial de estadística informó una nueva contracción de la producción manufacturera de 0,4 por ciento.

De ahí surge que la productividad en el uso de los factores disminuyó en marzo en 1,8%, porque pese al uso más intensivo de los establecimientos el resultado final fue contractivo en términos de productos obtenidos. Se trata de una variación congruente con el rezago que mantuvo la inversión en maquinarias y equipos en un sector que tras 16 meses de cambio de Gobierno no logró ingresar en la faz de reactivación, tras un lustro de estancamiento.

En el agregado del primer trimestre la pérdida de productividad resultante del cotejo de la variación de los indicadores de uso de capacidad y producción fabril fue de 0,5%, habida cuenta de que mientras el primero se redujo en 1,9%, el segundo lo hizo en 2,4 por ciento.

En el primer trimestre el uso de los establecimientos se redujo 1,9%, y el estimador de la producción fabril se contrajo 2,4 por ciento

El subibaja de los sectores

Sobre 12 grandes ramas de actividad el Indec registró 6 que elevaron en marzo el uso de los establecimientos en comparación con un año antes, y 6 con disminución.

Los bloques sectoriales que presentaron niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al Nivel general fueron  los fabricantes de papel y cartón, refinación del petróleo, productos del tabaco, productos minerales no metálicos, metálicas básicas, productos alimenticios y bebidas y sustancias y productos químicos.

Por el contrario, se mantuvieron por debajo la industria textil, de edición e impresión, caucho y plástico, metalmecánica y automotriz.

Las expectativas de los industriales es que en el segundo trimestre se sostendrá el incremento del uso de las instalaciones fabriles, aunque por lo observado en el primer cuarto del año será necesario que se retomen las inversiones en modernización de equipos y reducción del índice de ausentismo de los trabajadores para que se registre un crecimiento proporcional en la producción agregada.

LEA MÁS: