Las promociones beneficiaron las ventas de 0 kilómetro en Argentina (iStock)
Las promociones beneficiaron las ventas de 0 kilómetro en Argentina (iStock)

La venta de automotores en la Argentina se adapta a la evolución del dólar, el aumento de los costos internos por la inflación y la elevada carga impositiva que hace a los vehículos locales más caros en el país que en el exterior.

De esta forma, se observó en el último año un aumento de los precios de los autos a un ritmo inferior que el de la inflación, aunque por efecto del atraso cambiario también subieron medidos en dólares, lo que encareció más aún a las unidades vendidas en el mercado doméstico respecto del extranjero.

Al hacer un relevamiento de precios de los autos de ingreso de gama, es decir los más baratos del mercado según las planillas de ACARA (Asociación de Concesionarios de Automotores de la Argentina), las alzas en pesos oscilaron en un rango de 16 a 32 por ciento, con excepción del Volkswagen Take Up!, que mantuvo sus valores estables el último año.

La inflación del período fue de un 40,3% en todo 2016 según el IPC Congreso, mientras que para la Dirección de Estadísticas porteña alcanzó 41% el año pasado, lo que significa que los autos medidos en moneda local son más baratos en términos reales, a pesar del incremento nominal de lista.

Si la comparación se hace entre enero de 2016 y enero de 2017 la inflación acumulada en el período se reduce a un rango de 37,7% según el IPC Congreso y 38% según el índice del Gobierno de la Ciudad. Aún esta cuenta exhibe para los autos un aumento inferior.

En cuanto al aumento en dólares, hubo subas de hasta 14% al trasladar los precios a esa moneda, a excepción, otra vez, del Volkswagen Up!, que es 15% más barato que hace un año.

Los precios de los autos tuvieron una reducción en términos reales: aumentaron menos que la inflación

Hay que tener en cuenta que el tipo de cambio mayorista aumentó en los últimos 12 meses un 17%, a los actuales 15,52 pesos. Este valor del dólar es el que hay que tomar en la medición, pues las terminales argentinas importan y exportan piezas, insumos y unidades terminadas según esta cotización, y es el dólar que impacta en los precios de las concesionarias.

Del mismo modo, la apreciación del real brasileño respecto del dólar debió haber encarecido aún más a los autos, debido a que los productos brasileños son mayoría en el mercado local. En los últimos 12 meses el dólar en Brasil cayó 22,5%, de 4 reales a 3,10. Esta apreciación de la divisa brasileña encarece a los productos industriales del país vecino.

Sin embargo, el traslado a precios fue mucho más moderado: la recesión en el país vecino y la necesidad de liquidar stocks excedentes en los últimos meses beneficiaron al consumidor argentino, por ejemplo, con interesantes bonificaciones.

Volkswagen Take Up!, el más económico del mercado.
Volkswagen Take Up!, el más económico del mercado.

El Volkswagen Gol Trend subió 16,9%, de 172.425 a 201.600 pesos en su modelo más barato. Este auto que se importa desde Brasil, cedió un marginal 0,1% en dólares, de USD 13.003 hace un año a 12.990 dólares. Destaca el Volkswagen Take Up!, que mantuvo su precio en pesos de $183.200 respecto de un año atrás, por cuanto cedió 15,5% en dólares, de 13.802 a 11.804 dólares.

Toyota Etios.
Toyota Etios.

El Toyota Etios parte de los $208.600, un 18,7% más caro que los $175.700 hace un año. Este vehículo, construido en la planta brasileña de Sorocaba por la marca japonesa, subió apenas 1,4% en moneda dura, de 13.250 a 13.440 dólares.

Ford Nuevo Ka, de origen brasileño, subió 30,5% en su versión base, de 176.600 a 230.500 pesos en un año, mientras que en dólares avanzó 11,5%, de 13.318 a 14.852 dólares.

El Ford Nuevo Ka.
El Ford Nuevo Ka.

El Chery QQ, de origen chino, aumentó 16,6%, de 176.800 a 206.100 pesos en un año. Medido en dólares, bajó 0,4%, de USD 13.333 a USD 13.280. En este caso, la devaluación del yuan incidió en el precio de este vehículo compacto: el dólar en China subió 5,5% en los últimos 12 meses y redujo el costo de los productos chinos medidos en divisa norteamericana.

En cuanto a Fiat, el Palio Fire subió 26,1% de $227.100 a $180.100, mientras que en dólares trepó 8%, de 13.582 a 14.663 dólares. Este auto es de origen brasileño, al igual que el recientemente ingresado Mobi, que a $204.300 (USD 13.164) reemplazó al extinto Uno Evo, que hace un año costaba $192.600 (USD 14.543).

El Fiat Mobi se introdujo este año a la Argentina.
El Fiat Mobi se introdujo este año a la Argentina.

El compacto Nissan March, fabricado en Brasil, ingresó este año al listado de los coches más económicos del mercado, con un precio de $205.000 o 13.208 dólares.

El Chevrolet Agile, que se produjo hasta diciembre en la planta santafesina de Alvear, trepó 32,1%, de $194.500 a 257.000 pesos. En dólares se encareció 12,9%, de 14.668 a 16.559 dólares. Como el Chevrolet Classic también se dejó de fabricar, su reemplazo natural es el Onix. Hecho en Brasil, los precios de éste último parten de $212.000 (USD 13.660).

El Onix es la apuesta económica de Chevrolet.
El Onix es la apuesta económica de Chevrolet.

En el caso de Peugeot, también discontinuó su vehículo de ingreso de gama, el 207 Compact fabricado en la planta bonaerense de El Palomar, por lo tanto su producto inicial pasó a ser el Peugeot 208, brasileño, a un valor de $280.900, equivalentes a 18.099 dólares.

El 208 es hoy el vehículo más barato que ofrece Peugeot en el país.
El 208 es hoy el vehículo más barato que ofrece Peugeot en el país.

La otra marca francesa, Citroen, ofrece su C3 fabricado en Brasil a un precio base de $269.000, un 29,6% más caro que los $207.500 de un año atrás. En dólares, su precio aumentó 10,8%, de 15.649 a 17.332 dólares.

MÁS VENTAS, MENOS PRODUCCIÓN Y MUCHOS IMPUESTOS

La evolución de los precios internos de los autos contribuyó a un firme ritmo de ventas: fueron 709.482 vehículos 0 kilómetro en 2016, el volumen más alto desde el récord de 2013 y un 10,2% superior a los patentamientos de 2015.

Pero esa robustez del mercado no se replicó en el nivel de producción local, que cayó 10,2% respecto a 2015, a 472.776 unidades, la marca más baja desde el 2006. Con un retroceso de las exportaciones del 20,8% anual, debido a la anemia de la demanda brasileña.

Tampoco hay que olvidar que los autos argentinos son más caros que en el exterior por la carga impositiva que compone el precio al público. La Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) publicó un estudio en el que concluye que el 54,8% del precio de venta de los vehículos son impuestos, encabezados por el IVA (21%), Contribuciones patronales y riesgos del trabajo (7,69%), Ganancias (4,5%), Créditos y Débitos Bancarios (2,76%) y Participaciones Societarias (0,34%). En algunos distritos se cargan Ingresos Brutos (9,13%), Tasa Municipal (2,76%); Sellos, Inmobiliarios y otros (2,48%), y otros aranceles como Tasa de Seguridad e Higiene (4,15%).