El consumo promedio disminuyó 8,3% en diez meses.
El consumo promedio disminuyó 8,3% en diez meses.

El consumo por habitante de carne vacuna se ubicó en el promedio de los primeros diez meses en 55 kilogramos/año lo que implica una caída de 8,3% interanual, indicó este viernes un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA).

"Por su parte, el promedio móvil de los últimos doce meses fue de 55,4 kg/hab/año en el décimo mes del año, resultando 7,3% inferior al de un año atrás", precisó, el segundo nivel más bajo de los últimos 16 años, apenas encima de los 54,5 kilos de 2011.

Con mínimas variaciones en las cifras, en la misma comparación entre enero y octubre de 2016 el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) había detectado que el consumo de carne bovina retrocedió este año a su nivel más bajo en los registros históricos, con un promedio móvil de 55,2 kilos anuales por habitante y una merma de 8,2% respecto de 2015. En el mínimo anterior, de 2011, el IPCVA había registrado un consumo promedio de 56 kilos.

En otro aspecto, CICCRA calculó que las exportaciones de carne en diez meses habrían crecido 16,2% interanual, mientras que en ese lapso bajaron los niveles de faena y producción.

La entidad celebró que "luego de once meses, el Gobierno Nacional haya cumplido su promesa de recuperar para el Ministerio de Agroindustria las facultades de fiscalización de la cadena agropecuaria, creando la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario" y dijo que tiene "enormes expectativas".

El informe detalló que la industria frigorífica faenó en octubre 991 mil cabezas de hacienda vacuna, lo que "resultó apenas 3,2% superior al promedio mensual del corriente año" e implicó una caída de 1,8% interanual.

La faena total en los primeros diez meses fue de 9,61 millones de cabezas, lo que significa una merma de 6,1% anual "y se constituyó en la quinta más baja de los últimos 37 enero-octubre".

La faena de machos se contrajo en octubre 4,1% interanual, mientras que la de hembras creció 1,7 por ciento.

"En consecuencia, la importancia de las hembras en la faena total creció con respecto a lo observado doce meses atrás. Pero, no obstante ello, el proceso de retención de vientres continuó su curso, acumulando 20 meses ininterrumpidos", destacó el análisis.

El proceso de retención de vientres continúa y garantiza mayor stock bovino en el futuro

La participación de las hembras en la faena total fue en octubre de 41,7%, y en diez meses se mantuvo en 40,7% "quedando un punto porcentual por debajo del promedio verificado en enero-octubre de 2015".

Por su parte, la producción total de carne en octubre cayó 1,6% interanual y en diez meses bajó 5,6 por ciento.

"La producción de carne cayó porcentualmente menos que la faena indicando un incipiente aumento en el peso de faena con un crecimiento de 0,5% anual", remarcó.

El consumo interno "absorbió 90,6% de la producción total, es decir 1,963 millones de toneladas res con hueso (tn r/c/h)" lo que representa una merma de 7,4% interanual.

"A la inversa, en los primeros diez meses del año las exportaciones habrían llegado a 204,5 mil tn r/c/h, ubicándose 16,2% por encima del nivel registrado en enero-octubre de 2015", subrayó.

En materia de precios, indicó que el valor de la hacienda en pie exhibió en octubre una disminución de 4% mensual.

En cambio, el precio en el mostrador la carne vacuna "continuó subiendo a un ritmo muy moderado (0,7% mensual)" y algo similar ocurrió con la carne porcina (1,1%), mientras que la carne aviar "registró un salto de 5,5%, constituyéndose en el segundo mayor aumento del año".

En la comparación interanual, la carne aviar fue la que mostró el mayor encarecimiento, con 45,6%, en tanto que el valor de la carne vacuna subió 41,9% y el de la carne porcina trepó 31 por ciento.