Gabriel Martino, presidente de HSBC
Gabriel Martino, presidente de HSBC

En el almuerzo tradicional organizado por la Asociación de Bancos Argentinos (ABA), esta vez en el 52° Coloquio de Idea, asistieron entre otros el presidente de esa institución Claudio Cesareo y los banqueros Gabriel Martino (HSBC), Sergio Galván (Banco Santander Rio) y Daniel Llambías por los bancos nacionales. Como suele suceder, de esa comida surgieron muchas novedades con respecto al futuro del mercado financiero.

Uno de los temas de discusión fue el blanqueo de capitales, tópico obligado en la mayoría de los paneles disputados este año en IDEA. Entre los banqueros hubo un consenso generalizado: dicen que están colaborando para que la Ley de Sinceramiento Fiscal sea exitosa.

Un banquero que participó en la reunión aseguró a Infobae: "Los bancos estamos ayudando mucho y en nuestra institución se abrieron más de 5000 cuentas especiales para depositar los fondos". La primera etapa del blanqueo finaliza el 31 de octubre.

Martino, el presidente del HSBC, explicó en una conferencia de prensa:   "Mantengo mi número inicial; el blanqueo llegará a USD 60.000 millones  y en nuestro banco se están abriendo muchas cuentas especiales para pagar el impuesto".

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y otros funcionarios del Gobierno habían cuestionado la actitud de los bancos para facilitar el ingreso al blanqueo. 

En la reunión, realizada el mediodía del jueves en Mar del Plata, estuvo invitado el presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Marcos Ayerra, quien confirmó que están trabajando para eliminar el artículo 20 de la Ley del Mercado de Capitales. Esa modificación, aprobada por el kirchnerismo en 2013, permite la intervención del Estado en empresas cotizantes.

Ayerra prometió a los banqueros otros cambios para poner en marcha definitivamente el mercado de capitales en la Argentina. Contó, por ejemplo, que el sueldo promedio de los profesionales de la CNV es de $25 mil y adelantó que están buscando fuentes de financiamiento para conceder un aumento sin intervención estatal.

Ayerra acordó otros temas con los banqueros como la eliminación de impuestos que abarcan a fondos comunes cerrados, medida que está en línea con el pedido de los bancos para darle más impulso a la segunda etapa del blanqueo. Estos fondos no pagarán el Impuesto a las Ganancias, lo que representará -según los bancos- un gran incentivo para invertir en esos instrumentos. También manifestó que se eliminarán impuestos para extranjeros que busquen invertir en el mercado local con la idea de incentivar la colocación primaria de acciones en el mercado local.