Los empleados de bancos avanzan con un plan de lucha y advierten por un paro nacional. (NA)
Los empleados de bancos avanzan con un plan de lucha y advierten por un paro nacional. (NA)

Los trabajadores bancarios pisan el pie en el acelerador y protagonizan hoy y mañana una medida de fuerza con "retención de tareas" y asambleas en todas las sucursales del país, en reclamo por la "reapertura inmediata" de la paritaria del sector y la derogación del Impuesto a las Ganancias, a raíz del deterioro salarial producido este año por la inflación.

En Capital Federal, Gran Buenos Aires y otras ciudades, la atención al público en bancos públicos y privados será reducida y cerrarán sus puertas más temprano, desde las 12 hasta las 15. En otras provincias, donde el servicio al cliente está partido en dos turnos, el paro se pondrá en marcha entre las 10 y las 13 horas, dependiendo de la realidad del distrito.

Con esta medida de fuerza, la Asociación Bancaria profundiza su perfil confrontativo en medio de los pedidos de su secretario general, Sergio Palazzo, a que la CGT convoque a un paro nacional y a un "plan de lucha" para que el gobierno de Mauricio Macri implemente medidas que recuperen el poder adquisitivo del salario. "El Gobierno corrige cuando se ve presionado por los sectores afectados", afirmó el dirigente bancario.

En esta puja, Palazzo considera que el pago de un bono de fin de año y la exención de Ganancias al medio aguinaldo, que es lo que pidió la central obrera, resulta "insuficiente porque el ingreso queda desfasado con respecto a la inflación" en las paritarias del año que viene.

Sin una perspectiva cierta de que el triunvirato de la CGT vaya a convocar una medida de fuerza nacional de todo el sindicalismo, los bancarios llevan adelante desde la semana pasada medidas de fuerza y movilizaciones al microcentro para que las cámaras empresarias y el Ministerio de Trabajo cumpla y apliquen la cláusula gatillo de reapertura de la negociación salarial. El acuerdo firmado en abril pasado cerró con un 33% de aumento en una sola cuota, un porcentaje que está cerca de empatar la inflación "punta a punta", cuando faltan aún tres meses para que finalice el 2016. De enero a agosto, el avance generalizado de los precios fue del 31 por ciento, según el índice de precios de la Ciudad de Buenos Aires.

A pesar de que muchos convenios colectivos firmados este año contemplan la cláusula de reapertura, funcionarios del gobierno nacional, como el ministro de Trabajo Jorge Triaca y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, anticiparon que no reabrirán la discusión y apuestan a que, en última instancia, los sindicatos terminen aceptando bonos compensatorios.

Frente a la reticencia de parte del Poder Ejecutivo y de las cámaras empresarias, Palazzo anticipó que, de no haber respuesta a los reclamos, el sindicato convocará este mes a un "paro nacional de actividades" de 24 horas.

Las otras demandas

Además del pedido de aumento y de la derogación de Ganancias, la Asociación Bancaria viene sosteniendo enfrentamientos con las autoridades bancarias de Cambiemos por las desregulaciones que se están llevando adelante en la actividad financiera. El extenso pliego de reinvindicaciones exige la suspensión de la "desbancarización" y "uberización" (sic) del sector y la "defensa de la banca pública" por las iniciativas que, consideran, benefician a las entidades privadas.

La Asociación Bancaria pidió al Congreso la “inmediata revisión” de la gestión de Federico Sturzenegger, ya que considera que beneficia a la banca privada.
La Asociación Bancaria pidió al Congreso la “inmediata revisión” de la gestión de Federico Sturzenegger, ya que considera que beneficia a la banca privada.

Uno de los blancos de las críticas es la normativa del Banco Central que permite a los trabajadores del Estado abrir sus cuentas en bancos privados. Esta decisión -la Comunicación "A" 6042- se opone al decreto 1187/2012, que establece que los empleados de la administración pública central nacional y organismos descentralizados deben cobrar por el Banco Nación.

En el gremio, aseguran que medidas de esta índole tienen "terribles consecuencias" a largo plazo sobre el empleo bancario y afecta a un sector "estratégico", ya que "desfondea"a las filiales del sector público en beneficio de sus competidoras.

"Esta decisión del BCRA no es un equívoco, sino la demostración clara del traspaso de fondos públicos a manos privadas. Debemos analizar las implicancias de que cualquier comercio venda productos bancarios, extraiga dinero de cuentas, cobre impuestos y abone planes y jubilaciones. Nos están quitando el trabajo", denunció en un comunicado la gremial del Banco Provincia, que reclama por la sanción de una Ley de Entidades Financieras.