La afluencia de público a los centros comerciales se mantuvo retraída en julio
La afluencia de público a los centros comerciales se mantuvo retraída en julio

El cobro estacional del medio aguinaldo con el agregado del ajuste de salarios en gran parte de los sectores del trabajo asalariado bajo convenciones colectivas con el empleador no alcanzó para revertir el singular receso en el que cayó el consumo básico de los hogares desde el cambio de Gobierno, porque los precios volaron y los ingresos empezaron a recuperarse por escalones de modo gradual, en comparación con el nivel de un año antes.

La facturación aumentó entre 28% y 30%, mientras que la inflación a julio ascendió a 46 por ciento

De ahí que tanto la Encuesta de Supermercados como de Centros de Compra, que hace el Indec, volviera a registrar en julio sendas brechas negativas entre la variación en comparación con un año atrás de la facturación del conjunto de los establecimientos relevados respecto del aumento promedio de precios de la economía: 11% y 12,2%, respectivamente. Sumaron $25.129 millones y $5.157, respectivamente.

Semejantes contracciones surgieron de comparar el aumento nominal de la facturación del agregado de las cadenas comerciales relevadas, en torno a 30%, con la Inflación Congreso que acumuló en un año a julio 46 por ciento.

En términos reales la merma de las compras en las grandes cadenas comerciales se acentuó a un rango de 12% a 14%, respecto del nivel de un año antes

Pero en rigor, el repliegue de la demanda habría sido algo mayor, porque en el período relevado la estadística del Indec incorporó a la encuesta 99 bocas de supermercados, un 4,5% más que el año anterior; y 14 locales activos más en los shoppings, un 0,5% de incremento. Por tanto, en promedio por establecimiento el derrumbe de las operaciones en valores reales se intensificó a 14,8% en los súper, y a 12,7% en los centros de compras.

La caída del consumo se intensificó en el primer mes completo del invierno, habida cuenta de que en ambos casos analizados, el receso acumulado de los siete meses, del orden de 12,3% y 9,4%, respectivamente. Los ingresos por ventas totalizaron $158.173 millones en los supermercados y $28.560 millones, en los shoppings.

MAYOR CONTRACCIÓN DE LAS VENTAS DE ARTEFACTOS PARA EL HOGAR

El Indec también registró que en junio y en el segundo trimestre se mantuvo muy deprimida la facturación del conjunto de 107 empresas proveedoras de electrodomésticos y artículos para el hogar, habida cuenta de que apenas aumentó 10% y 22,7%, respectivamente, en comparación con igual período del año anterior.

La ausencia de información desagregada de variación de los precios de los artefactos, más aún en un período en que el receso de la demanda final llevó a intensificar las promociones y políticas de descuentos, impide hacer un cálculo certero de la caída de las ventas en términos reales.

Sin embargo, parecería ser que la baja de las cantidades de operaciones concretadas fue más intensa que la que se estimó para el caso de los productos de consumo imprescindibles.