El economista, actualmente funcionario del ministerio del Interior, aseguró que ya se ejecutó el 37% de la obra pública prevista para este año, pero que se llegará a la totalidad del monto previsto para el 2016.

"El año pasado se había paralizado todo, la mitad de las obras en marcha no recibieron un solo centavo. Por eso nos llevó unos meses poner la maquinaria en marcha. Y ya en este tercer trimestre se sentirá mucho más cómo se van volcando recursos para distintas obras de infraestructura". Uno de los ejes -destacó- para lo que se está llevando adelante tiene que ver con la "transparencia, las buenas prácticas y la competencia".

El gobierno de Cambiemos quiere dar un verdadero golpe de timón en relación a los viejos negociados que históricamente hubo en la obra pública. "Hay que entender que los bolsos con dólares del ex funcionario que todos vimos con asombro es plata nuestra, que surge de nuestros impuestos. Nuestro compromiso es cuidar el dinero de la gente", aseguró Ricardo Delgado, que ocupa la subsecretaría de Coordinación de la Obra Pública.

“El Estado no puede hacer todo en materia de obra  pública. Es necesario que los privados también se comprometan”.

En diálogo con InfobaeTV, se mostró confiado en que la recuperación de mano de obra será una de las primeras consecuencias de los recursos que se van volcando a infraestructura. "Se perdieron 60.000 puestos de trabajo en el último año, pero el 75% fue entre julio y diciembre del año pasado. Ahora se verá un repunte paulatino".

-¿Cuándo cree que la economía comenzará a reaccionar por este impulso a la infraestructura?

-Ya empezamos a dar vuelta la curva y estamos en un punto de inflexión para revertir el estancamiento de los últimos cinco años. Estamos haciendo las cosas bien, la magia no existe. Desde el gobierno para romper el péndulo de volatilidad económica, alta inflación y el endeudamiento, pero lleva tiempo.

-¿Alcanzan los recursos del Estado para llevar adelante todo lo que hace falta en materia de infraestructura?

-Para que la Argentina pueda crecer a tasas de 4 ó 5% anual precisás tres veces la inversión del PBI de lo que existe hoy. El gran desafío como gobierno es generar condiciones para que sectores privados puedan entrar a tener un rol complementario con el sector privado. No queremos entrar en modelos que fueron malos en materia de incentivos y regulación. Tampoco podemos esperar que sea el Estado el que haga todo. Precisamos que las empresas se comprometan, pero que al mismo tiempo no busquen retornos rápidos. Y ya se está discutiendo un proyecto en el Congreso para articular futuros proyectos públicos-privados.

Sobre el cierre de la entrevista, el funcionario descartó que la devaluación resulte al fórmula para conseguir competitividad, a través de una caída del salario en dólares. "Apuntamos a mejorar la infraestructura de la Argentina, por ejemplo a través de mejores rutas, de ferrocarriles que mejoren el transporte de carga y de obras que permitan a los argentinos un mejor acceso a la vivienda y a servicios básicos".

Entrevista completa: