El Senado aprobó y convirtió en ley por unanimidad, con 54 votos, los proyectos sobre fomento a pequeñas y medianas empresas, y a la producción nacional de autopartes.

Los proyectos, que otorgan beneficios impositivos y crediticios para las pymes y las automotrices que utilicen autopartes de fabricación nacional, fueron aprobados en una única votación.

Además, la Cámara alta dio media sanción a una iniciativa del peronista Omar Perotti dedicada exclusivamente a las agropartes, es decir, a la fabricación de maquinaria agrícola, una industria de peso en provincias como Santa Fe y Córdoba.

Los tres proyectos fueron aprobados al cabo de un debate de casi seis horas, que inició con el reclamo de la oposición por los aumentos tarifarios, a pesar del tope del 400% fijado por el gobierno de Mauricio Macri.

Senadores de todo el arco opositor consiguieron aprobar cuatro proyectos de declaración y comunicación que instan al Poder Ejecutivo a suspender los aumentos, una cuestión que deberá resolver la Corte Suprema de Justicia el mes próximo.

Las iniciativas, de Miguel Pichetto (FpV-PJ), Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur), Magdalena Odarda (Coalición Cívica) y Miriam Boyadjián (MPF) fueron avaladas con 42 votos a favor y 13 en contra.

Pero además, Pichetto exigió tratar en los próximos días un proyecto de ley de mayor tenor, de su par Mario Pais, para declarar la "nulidad absoluta e insanable" de las resoluciones 28 y 31 del Ministerio de Energía, que dieron origen al tarifazo.

Una vez luego, el Senado se abocó al debate conjunto de los tres proyectos de ley principales del temario, que suponen un esfuerzo fiscal importante para sectores claves en la economía de nuestro país. Las tres iniciativas fueron avaladas con 54 votos a favor y ninguno en contra.

A pesar del apoyo manifestado a los proyectos, senadores de la oposición alzaron una vez más el reclamo por los fondos coparticipables que dejarían de recibir las provincias por la afectación de impuestos.

El senador sanjuanino Roberto Basualdo defendió el proyecto que incluye beneficios impositivos para las pymes –que generan entre el 70% y el 80% del empleo nacional-, al asegurar que "estamos incentivando a crear fuentes de trabajo".

"Es un proyecto para producir y para combatir la inflación", sostuvo el presidente de la Comisión de Economías Regionales, y sintetizó: "La mejor ley antidespidos es ésta que estamos aprobando".

La iniciativa promueve la eliminación de la Ganancia Mínima Presunta a partir de 2017; la deducción de un 10% de las inversiones del monto del Impuesto a las Ganancias; poder tomar como pago a cuenta de este tributo el 100% del impuesto al Cheque; 90 días para pagar el IVA; y estabilidad tributaria para las pymes hasta 2018.

El proyecto original del Poder Ejecutivo había recibido numerosas modificaciones en la Cámara de Diputados, entre ellas la institucionalización de los REPRO (Programas de Recuperación Productiva).

Por su parte, el titular de la Comisión de Industria y Comercio, Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) destacó los beneficios del proyecto para fomentar el sector autopartista, al indicar que "favorece el trabajo nacional".

Según explicó Luenzo, "actualmente existe una obligación de integrar (los vehículos) con partes nacionales en un 20%", que con la ley será llevado al 30%, y por cada punto de incremento se generarán "cinco mil puestos de trabajo" que llegarán a 20 mil en la primera etapa.