El nuevo Gobierno se endeudó para fortalecer las reservas del Banco Central (NA)
El nuevo Gobierno se endeudó para fortalecer las reservas del Banco Central (NA)

Al presentar el informe de la balanza de pagos con el exterior, el organismo de estadística dio cuenta de que la deuda externa siguió en el primer trimestre el ritmo sostenidamente ascendente de los últimos años, y que una vez más el principal impulsor fue el sector público no financiero y el Banco Central, que acusó en doce meses un incremento de USD 11.590 millones, mientras que el sector privado no financiero (empresa productivas y comerciales) contribuyó al aumento de la deuda total con USD 4.306 millones, mientras que el sistema bancario apenas se endeudó en otros USD 299 millones.

El principal impulsor de la deuda externa fue el sector público

"El aumento de la deuda del Sector Público no Financiero y BCRA se explica fundamentalmente por los desembolsos del préstamo puente del BCRA por USD 5.000 millones y por el incremento en la deuda con organismos bilaterales de crédito por USD 5.283 millones, entre los cuales se encuentra la operatoria de swap de monedas con la Republica Popular China", explica el Indec.

Del informe oficial surge que la mayor parte de esos recursos adicionales se obtuvieron en los primeros tres meses del corriente año, con un total de USD 10.600 millones, de los cuales USD 9.600 millones fueron tomados por el sector público, entre los que se destaca el aporte de USD 5.000 millones de un grupo de bancos.

En el trimestre la cuenta financiera presentó un ingreso neto de USD 8.510 millones, unos USD 2.800 millones más que un año atrás, fundamentalmente originados por desembolsos del préstamo puente de bancos.

En perspectiva, se prevé que el endeudamiento con el resto del mundo continúe en ascenso, aunque en las proyecciones del Gobierno ese fenómeno estará más asociado a las necesidades de financiamiento de obras de infraestructura en centrales generadoras de energía, transporte, red vial y puertos y aeropuertos, para reducir la alta brecha negativa de competitividad que se abrió con el resto del mundo, como en viviendas, hospitales y escuelas, para achicar la brecha social, que a cubrir abultados y crecientes déficit fiscales.