La escena que protagonizaron Adrián Suar y Ruggeri