La emoción de Eduardo Domínguez cuando se refirió a Julio César Falcioni, su próximo rival en las semifinales de la Copa de la LIga

El entrenador de Colón no pudo contener sus lágrimas cuando le consultaron sobre su próximo compromiso frente a Independiente. “Me prometió un abrazo el próximo fin de semana”, aseguró

La emoción de Eduardo Domínguez cuando se refirió a Julio César Falcioni


El director técnico de Colón de Santa Fe, Eduardo Domínguez, dejó una de las escenas más emotivas del fin de semana. El estratega del Sabalero reconoció estar muy orgulloso “por el esfuerzo logrado” de sus dirigidos al imponerse por penales ante Talleres de Córdoba para pasar a semifinales de la Copa de la Liga Profesional.

Estoy muy emocionado por el esforzado logro de mis jugadores, la clasificación es sólo mérito de todos ellos”, resaltó el DT, con una voz entrecortada, en declaraciones para la transmisión oficial. Y agregó: “En una competencia muy exigente y en un partido tan duro como el de esta noche, los jugadores dejaron todo por esta merecida clasificación”.

Sin dudas el momento más sensible se produjo cuando habló de su próximo rival, dado que considera a Independiente un equipo muy duro”, que tiene a un líder que admira mucho. “Vamos a enfrentarnos a un equipo muy difícil, que tiene a un entrenador que quiero muchísimo. Él me prometió darme un abrazo el próximo fin de semana”, completó.

El entrenador del Rojo vivió un partido de emociones fuertes, que tuvo distintas escenas emotivas. Cuando sus dirigidos consiguieron el pasaje a las semifinales de la Copa de la Liga desde los penales, el Emperador levantó sus brazos hacia el cielo y gritó descargando sus emociones. Segundos más tarde, todos los integrantes del cuerpo técnico se fundieron en un abrazo conmovedor donde se pudo ver al DT con lágrimas en sus ojos.

El pasado 27 de abril Falcioni regresó a los entrenamientos de Independiente luego de reponerse del COVID-19. Inicialmente, el entrenador de 64 años –considerado paciente de riesgo– no viajó a los primeros partidos del equipo por Sudamericana y torneo local por precaución, aunque pudo reaparecer en el choque por la Copa ante Montevideo City Torque. Sin embargo, el delicado estado de salud de su compañera de toda la vida lo obligó a alejarse nuevamente del día a día del equipo, cediendo sus funciones a Omar Píccoli y Pedro Damián Monzón, sus ayudantes.

Tras la muerte de  Ada Adela Palka, su esposa, se esperaba que el Emperador permaneciera alejado de su labor, pero a última hora el club confirmó que Julio viajaría con el plantel a La Plata y se sentaría en el banco.

El Rojo logró la clasificación por penales, del mismo modo que lo consiguió Colón contra Talleres. En Santa Fe el arquero uruguayo Leonardo Burián señaló estar “feliz por el pase de fase”, siendo que otra vez fue pieza clave en otra definición por penales, recordando que “de ocho que hubo, sólo se perdió en dos”, gracias a sus intervenciones.

Por último, la figura del partido admitió que como él “hay arqueros que tienen intuición para atajar los penales, como también la tiene y mucha Marcos Díaz, que esta noche no se le dio” al guardavalla de Talleres, cerró.

SEGUIR LEYENDO