Pablo Moyano fue citado a indagatoria este jueves por la causa de la barra de Independiente: los detalles que lo complican

El vicepresidente del Rojo y titular del gremio de Camioneros deberá responder sobre su relación con los violentos por decisión del fiscal Sebastián Scalera

Para los funcionarios judiciales está probado que el club pagaba la cuota social de al menos 400 integrantes de Los Diablos Rojos (Adrián Escandar)
Para los funcionarios judiciales está probado que el club pagaba la cuota social de al menos 400 integrantes de Los Diablos Rojos (Adrián Escandar)

Si fuera una pelea de box, se podría inferir que estamos en el cuarto round de un combate de fondo que se inició en 2017, que pareció que en algún momento ponía contra las cuerdas a Pablo Moyano, quien después logró un respiro largo en su rincón cuando el juez Luis Carzoglio en 2018 rechazó su pedido de detención, y que desde este mes volvió al centro del ring por decisión del fiscal Sebastián Scalera, quien lo considera el jefe de la asociación ilícita Los Diablos Rojos, nombre de la barra brava de Independiente. Y en este nuevo round deberían verse las caras este jueves a las 11 de la mañana, ya que quien lidera la Unidad de Delitos Complejos de la Fiscalía de Lomas de Zamora volvió a citar a indagatoria al titular del gremio de Camioneros, cosa que había realizado dos semanas atrás en el tercer round de esta pelea, pero que el abogado Daniel Llermanos había conseguido parar a través de un recurso de nulidad, sosteniendo que los fiscales originales de la causa son Elbio Laborde y Solange Cáceres, de Avellaneda, y eran ellos quienes debían actuar.

Tras una semana de tironeo judicial, el fiscal general Carlos Baccini sostuvo la competencia de Scalera, los funcionarios de Avellaneda se alinearon y entonces salió la nueva citación a Moyano, quien deberá responder sobre su relación con los violentos, que según la fiscalía se sustenta en el pago de las cuotas sociales, el envío de cientos de entradas para el circuito de reventa, el pago de los viajes al interior y exterior para ver al Rojo y la utilización de métodos coercitivos para lograr los objetivos en la política interna del club. Un combo explosivo que ya tiene elevados a juicio a Héctor Yoyo Maldonado, secretario general del club y hombre clave en la estructura de Camioneros, y a Noray Nakis, ex vicepresidente de la institución, además de toda la plana mayor de la barra encabezada por el inefable Pablo Bebote Álvarez.

El capítulo esperado para este jueves no será cara a cara, ya que por la pandemia del coronavirus la Justicia está trabajando la causa en forma virtual, por lo que se estableció que la indagatoria será realizada a través de la plataforma Teams. Claro que habrá que ver si Llermanos no prepara otra jugada para volver a postergarla. La primera fecha elegida había sido un viernes, pero el abogado defensor aseguró que no podía estar presente porque en esas jornadas realiza un tratamiento médico. Por eso ahora se fijó para un jueves. Es posible que el letrado insista en la nulidad amparándose en un dictamen anterior de la jueza Madrid diciendo que la Unidad de Delitos Complejos no puede disponer medidas unilateralmente y ahí se verá qué decisión toma la magistrada aunque todo indica que Scalera lleva ahora las de ganar.

Alguien podría preguntarse por qué Moyano no se sienta ante la jueza, contesta todas las preguntas, evacúa todas las dudas y ya. La respuesta sólo la tiene el gremialista y actual vicepresidente de Independiente. Lo cierto es que al fallar la Cámara sobre la validez de todo el procedimiento y enviar a juicio a la barra y varios directivos, dio pie para que la investigación contra el gremialista avance a velocidad crucero y eso es lo que intenta ahora la fiscalía. Algunos supusieron que la foto del sábado 22 de agosto del presidente Alberto Fernández junto a Hugo Moyano y su familia podía obrar como un freno en la vorágine judicial, pero no ocurrió.

¿Qué cosas complican a Moyano en la causa? Para los funcionarios judiciales está probado que el club pagaba la cuota social de al menos 400 integrantes de Los Diablos Rojos y además les daban miles de entradas de protocolo que después iban al circuito de la reventa. Esta hipótesis quedó robustecida tras las declaraciones testimoniales de los dueños de la empresa Integradores SA, que manejaban la confección de carnets y tickets para el club: ambos aseguraron que el barra Damián Langaronne iba con un pendrive hasta las oficinas frente a Plaza de Mayo y que el listado de entradas y cuotas sociales que se llevaba coincidía con los que el club enviaba. Además, en la final de la Copa Sudamericana contra el Flamengo se probó que en la cancha había 54.000 personas, pero sólo habían pagado tickets 36.000.

Las 18.000 restantes, según lo que explicó Maldonado en su indagatoria, se habrían “colado” por el aglomeramiento de gente. Sí, así como lee. Para la fiscalía, esas entradas fueron todas al circuito de reventa en un pacto espurio entre el club y la barra. Hay además constancias que los funcionarios judiciales consideran probadas como que la barra guardaba sus pertenencias en un garaje propiedad del Sindicato de Camioneros, que los viajes a los partidos del exterior o interior para Copa Argentina los pagaba el club y que el acuerdo Bebote Álvarez-Pablo Moyano se remontaría a los tiempos en que la institución era dirigida por Javier Cantero, quien en su declaración aseguró que se reunió varias veces con los Moyano y que entendió que éstos querían voltearlo y que para eso le mandaron la barra al club y a la casa. Y también está la declaración de un ex jefe de la barra brava de All Boys, Gastón Marone, quien aseguró que participó de esas negociaciones y que en abril de 2014 Bebote cobró 400.000 pesos de Pablo Moyano por ese servicio prestado. “Lo acompañé a un club de Floresta donde se reunió con Moyano y al salir me mostró una bolsa con mucho dinero y me dijo ’ya está la plata para viajar al Mundial de Brasil”.

Lo cierto es que en la causa y en todas las escuchas judiciales Pablo Moyano no aparece nombrado como tal. Sí existe un misterioso “El Salvaje” al que se refieren los violentos y hasta algunos dirigentes. Y lo mencionan como el hombre que tiene el poder de decisión. Los barras aseguran que se trata de él. El titular de Camioneros niega que ese apodo le corresponda. La indagatoria intenta dilucidar eso. Veremos si esta vez sí se realiza.

SEGUÍ LEYENDO:

Narcotráfico, usurpación de terrenos y la mafia china: los negocios de los barras ante el parate del fútbol por el coronavirus

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos