El día que Iván Zamorano estuvo cerca de jugar en Boca: por qué no se sumó al equipo de Carlos Bianchi

El chileno dijo que le ofrecieron un contrato en el año 2000, cuando el Virrey estaba al frente del Xeneize. También analizó el fenómeno Bielsa y cómo el “Loco” cambió el paradigma de la selección andina

 EFE 163
EFE 163

Fue uno de los delanteros que se convirtió en leyenda de la selección chilena. Su talento y capacidad goleadora lo llevaron a jugar al Real Madrid, pero después de su notable producción en el Mundial de Francia (1998) y la Copa América de Paraguay (1999), Iván Zamorano estuvo a un paso de sumarse a Boca. "Me ofrecieron un contrato en el 2000, pero yo ya tenía un arreglo de palabra con el América de México. Mi suegro es de Independiente también, así que cada vez que voy para allá vamos a ver a los dos clubes a la cancha”, reveló Bam Bam en diálogo con TNT Sports.

La transferencia frustrada hubiera significado que tenga que pelear el puesto en el equipo que dirigía Carlos Bianchi con Martín Palermo, máximo goleador histórico del Xeneize."Fue uno de los mejores del mundo en este rubro, no se quedaba tanto en el aire pero tenía una potencia increíble, como lo mostró en aquel gol a Vélez desde casi de mitad de cancha. Le valoro su espíritu de lucha y su entrega", analizó.

Su pasión por el deporte que lo llevó al éxito lo mantiene activo. Se capacita constantemente y no se pierde ningún partido que tenga a protagonistas de su país. Un ejemplo de ello es lo que sucede cada vez hay un compromiso en Avellaneda. “A (Gabriel) Arias, (Eugenio) Mena y (Marcelo) Díaz los sigo en Racing, porque son personas fantásticas. Es que uno siempre está siguiendo a todos los chilenos por el mundo, me alegra que triunfen y les vaya bien. Tengo muchos amigos de Racing, la gente está muy contenta con los tres”, remarcó Zamorano, aunque reconoció que vivió una frustración en el último clásico, donde la Academia superó a al Rojo en el Cilindro: “Me dolió más por mi suegro, porque sé lo que significan esos clásicos en la Argentina. Que Racing haya levantado un partido de esta naturaleza con dos hombres menos te deja una sensación muy fea”.

Luego de su retiro en 2003, Bam Bam continuó ligado al fútbol por la enorme trayectoria que forjó durante sus días como jugador. Colo Colo, Sevilla, Real Madrid, América e Inter fueron algunos clubes en donde dejó su huella. “Estuve en el último clásico de Milán. Zlatan Ibrahimovic lo jugó y me enteré que dijo que Zamorano es una leyenda. Yo me sentí muy halagado, porque él lo ganó todo en el fútbol y porque no es un tipo muy demostrativo. Me dieron mucha alegría sus palabras”, reveló.

Además, la extensa entrevista también tuvo espacio para hablar de lo que fue su participación en la Copa del Mundo que organizó Francia en 1998: “Teníamos un equipazo. Le podíamos hacer daño a cualquiera. Los tres partidos que jugamos los tendríamos que haber ganado. El árbitro nos robó el partido con Italia con un penal inventado”. La referencia sobre la fase de grupos que terminó con un 2 a 2 con la Azzurra, 1 a 1 con Austria y 1 a 1 con Camerún pareciera no conformar al ex delantero, a pesar de lograr la clasificación a los octavos de final, donde se perdió ante Brasil por 4 a 1. Probablemente, su dolor se ampare en que se despidió del Mundial sin haber podido ganar un compromiso.

Sin participación en 2002 y 2006, Chile volvió a la Copa del Mundo en 2010, cuando el Loco Bielsa cambió la mentalidad de La Roja y clasificó al equipo al torneo organizado por Sudáfrica. “Él marcó una etapa importante en la selección chilena. Fue fundamental para el proyecto que hoy ya es una absoluta realidad. Es un antes y un después de Bielsa, pulió detalles y la disciplina, los chilenos le estamos muy agradecidos, marcó un camino de una generación”, analizó Zamorano, quien además marcó la diferencia con Jorge Sampaoli: “Uno esperaba mucho más de Argentina en Rusia (2018), teniendo en cuenta el antecedente de lo que hizo en Chile. Se ve que en la interna ocurrieron muchas cosas que hicieron que el equipo no estuviera al 100%. influyó el carácter de algunos jugadores, y también el rendimiento, en esa instancia el equipo no estuvo a la altura”.

Seguí leyendo