Mientras todas las cámaras apuntan a la posibilidad de que Marcelo Gallardo sume su onceavo título al frente de River en lo que será la final por Copa Argentina, el plantel de Central Córdoba de Santiago del Estero, club que será rival del Millonario esta noche en el Estadio Malvinas Argentinas, sufrió un duro golpe en las última horas: Facundo Melivilo, una de las figuras del equipo, decidió no viajar a Mendoza y abandonó el club debido a que no iba a ser titular ante el Millonario.

El jueves por la noche, el volante de 27 años no quiso viajar con sus compañeros de cara al partido más importante de la historia del Ferroviario al enterarse que el DT no lo incluyó entre los once que comenzarían el cotejo. Además, le comunicó a la comisión y al cuerpo técnico que no continuará en la institución, por lo que la semana que viene rescindirá su contrato.

Quién habló acerca de la sorpresiva noticia fue el entrenador Gustavo Coleoni, quien lamentó la ausencia del zurdo ante un cotejo de semejante envergadura. “Es una pena hablar de esto antes del partidos más importante en la historia de mucho chicos que están acá, muchos hubieran querido venir a alcanzar pelotas por lo menos hoy con nosotros y no los citamos. El ha sido titular conmigo y la primera opción de cambio”, sostuvo en diálogo con TyC Sports.

Facundo Melivilo no viajó a Mendoza con el plantel y dejó el club antes de la final con River (Foto Baires)
Facundo Melivilo no viajó a Mendoza con el plantel y dejó el club antes de la final con River (Foto Baires)

El Sapito explicó que no es la primera vez que el futbolista con pasado en Chacarita, Lanús y Platense, entre otros, presenta conflictos de esta semejanza y hasta deslizó la razón de los mismos. “Más allá de lo deportivo, lo hemos ayudado mucho en lo personal y en lo económico. Ha tenido algunas atenciones que no les hemos dado a otros chicos, principalmente yo con los permisos porque lo aprecio mucho a Facu. Debe estar muy mal aconsejado, un jugador que no quiere jugar una final es porque no está bien de la cabeza, pobrecito”, declaró con cierta compasión.

“Lo digo con toda tranquilidad, yo a él le he entregado la vida. No me comunicó nada a mi, fue todo por mensaje. Ojalá pueda revertir esta situación y que pueda ser feliz con su familia. No nos modificó en nada porque es muy grande lo que tenemos por delante”, concluyó el estratega de 51 años.

Seguí leyendo: