Cada vez que Vélez y Boca se enfrenten en un partido que tenga como protagonista a Mauro Zárate, el morbo se va a percibir por la reacción de los hinchas del Fortín. El último domingo en el José Amalfitani se vivió una nueva muestra del despecho que sienten los simpatizantes de Liniers por la partida del delantero al Xeneize.

Traición fue la palabra más utilizada por los fanáticos para describir al talentoso jugador que estuvo en el ataque boquense. Entre los espectadores se destacó la bandera que colocó un hincha, que rezaba “Ni olvido, ni perdono. Traidor”, junto a una cruz fúnebre que las autoridades tomaron como incitación a la violencia.

El simpatizante identificado como Ramiro Moyano ingresó al programa Tribuna Segura, lo que le restringe la posibilidad de concurrir a espectáculos deportivos.

Según detalló en un comunicado oficial, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, a través de su División Conductas Delictivas en los Espectáculos Deportivos, identificó al portador del mensaje que se visualizó en el José Amalfitani y a la salida del estadio le labró una contravención por “incitación a la violencia”.

El delito está tipificado en el Artículo 103, donde se señala que quien incite “al desorden con motivo o en ocasión de un espectáculo masivo, de carácter artístico o deportivo, es sancionado/a con una multa que podría ir desde los diez mil ($10.000) a cincuenta mil ($50.000) pesos o arresto de cinco (5) a treinta (30) días”.

Tras quejarse en las redes sociales, Moyano recibió el sorpresivo apoyo del ex arquero José Luis Chilavert, quien se ofreció a pagarle la multa. “Ramiro, mi solidaridad contigo y Vélez. Somos familia. Tranquilo, campeón. Estamos con vos, abrazo”, le escribió el paraguayo en Twitter, y luego aclaró: “Cuenta conmigo para pagar la multa. Vélez está contigo, campeón".

El mensaje en Twitter entre el hincha de Vélez que fue sancionado y José Luis Chilavert
El mensaje en Twitter entre el hincha de Vélez que fue sancionado y José Luis Chilavert

Por otro lado, otro hincha del Fortín se encuentra internado en terapia intermedia a raíz de un intento de robo que derivó en una pelea a golpes de puño, registrada después del partido disputado ante Boca.

Según informaron fuentes policiales, la víctima tiene 37 años y está en una clínica privada de Munro, partido de Vicente López. Esta persona salía del José Amalfitani junto a su sobrino y, según declaró éste en una dependencia policial, su tío reaccionó al sentir que alguien intentó introducir la mano en uno de sus bolsillos traseros, en una de las plazas que está cerca de la cancha. En ese entonces, existió un cruce verbal y una pelea que derivó en que el individuo cayera de un golpe al piso y sufriera un traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento. La Policía de la Ciudad se encuentra revisando las cámaras de seguridad de la zona para tratar de identificar al autor del hecho, que se encuentra prófugo.

Seguí leyendo