El Vasco regresó a LaLiga (Foto: EFE)
El Vasco regresó a LaLiga (Foto: EFE)

Javier Aguirre dirigió por primera vez en el fútbol de Europa en 2002, cuando se hizo cargo del Osasuna tras el Mundial de Corea del Sur-Japón. Desde entonces, procuró rodearse de compatriotas, una tendencia que espera replicar en su nuevo equipo el Leganés.

“Me encanta trabajar con compatriotas pero por ahora tengo una plantilla de 28 jugadores y todos tienen el beneficio de la duda. Ya después la directiva tendrá el reporte de 20,000 jugadores; pero si alguno se quiere tirar del barco en diciembre podremos ver la posibilidad”, aseguró el entrenador durante su presentación.

El técnico mexicano afirmó que en ningún momento dudó a la hora de hacerse cargo del equipo al que dirigirá hasta final de la presente temporada pese a que actualmente ocupa el último lugar de la tabla en LaLiga española.

“Es una buena oportunidad de volver a LaLiga. Un equipo me llamó hace un par de años en diciembre. Pero a diferencia de este momento, no vi ‘clic’ con la gente con la que me entrevisté. Ahora fue inmediato, fue un flechazo”, manifestó.

 (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

“Me miraron a los ojos y me hablaron con el corazón, notas a la gente. Lo otro es secundario, lo arreglas en dos minutos. Pero ves cómo inmediatamente te abren su corazón. Cuando ves a la gente de frente y palpas, no lo dudé ni un segundo”, apuntó también.

Aguirre afronta el cargo, pendiente de las decisiones judiciales que se puedan tomar en relación al posible amaño de un partido entre el Levante y el Zaragoza, equipo este último al que él dirigía cuando sucedieron los hechos en 2011.

“Los abogados me dicen que no hay ningún problema porque hay otras instancias que vas recurriendo y se va postergando la sentencia con lo cual yo puedo estar trabajando el tiempo que sea necesario. No me preocupa en ese sentido. En el peor escenario no tengo ningún impedimento. Hay instancias jurídicas y recursos que pueden permitir seguir trabajando”, manifestó.

Asimismo detalló el porqué del acuerdo con el Leganés, club en el que recientemente, durante el pasado curso, jugaba el mexicano Diego Reyes, hoy de Tigres.

Diego Reyes recién jugó en el Leganés (Foto: Twitter @Diego_Reyes13)
Diego Reyes recién jugó en el Leganés (Foto: Twitter @Diego_Reyes13)

“Lo primero, la gente que me invita. Es una oportunidad fantástica. Lo segundo es que quería regresar a la liga. Y lo tercero no es que, yo tenga fe o no, el vestuario es quien la tiene. Si ellos no quieren no vamos a ningún lado, no hay entrenador sin jugadores. El dilema es qué piensa ese vestuario”.

“Estoy escarbando, quitándoles la basura, la presión por decirlo de alguna manera. Empezamos una etapa nueva en Anoeta. No soy psicólogo, soy entrenador de fútbol. Y una de las cosas que más me gusta es acercarme al ser humano. Saber si es soltero, casado, si hace una cosa u otra. Ya le he rascado a varios. Algunos no se sueltan pero ya les arrancaré”, añadió.

Aguirre destacó las instalaciones para trabajar y reconoció que las ha puesto en valor delante de sus jugadores: “He dado muchas vueltas y le hice ver a los chicos que esta casa no la tiene mucha gente en el mundo. Hay una afición magnífica, que sigue aquí y te anima. Es un patrimonio que no hay que olvidarlo jamás. Por ahí empecé”.

El entrenador azteca confesó que tan pronto supo de su nuevo equipo, contactó personalmente con sus futbolistas: “En 48 horas que llevo aquí, dos entrenamientos, he hablado por los menos cara a cara con siete u ocho jugadores. No significa que sean a los que veo menos comprometidos”.

“Vinieron los capitanes conmigo, se presentaron. Con dos de ellos ya había trabajado en el Atlético. Vinieron además los otros dos. He hablado con seis o siete y si no estaban comprometidos más les vale que estén porque, si no, ya saben que está diciembre aquí al lado. Lo tenemos fácil”, puntualizó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: